Victorias Veloces Triunfantes

Villancico III Coplas. Anterior Siguiente Nocturno III. Entre dos, y responde la tropa. Al subir la reina hermosa,. Las aves con picos de oro. Pues, ¿cómo serán aquellas. Que nuestra naturaleza. Que por gracia y hermosura. Gócela siglos sin cuento.

Pues la mereció María. Villancico II Ensalada. Yo perdí el papel, señores,. Pues no os dé ningún cuidado,. Pues, ¿qué podemos decir? Lo que dictare el celebro,. Vaya pues, y empiece usted. En nombre de Dios comienzo. Vaya pues, y no sea largo. No soy liberal de versos. Prosigue la Introducción.

Bueno está el latín, mas yo. Todos os lo prometemos. Pues que todos han cantado,. En fe de sentencia tal. Primero nocturno Estribillo En la mansión inmortal. Otro Estribillo ¡Ah de las mazmorras, cautivos presos! Otro Estribillo ¡Aguija, aguija, caminante aprisa,.

Segundo nocturno Estribillo ¡Ay, cómo gime! Mas, ¡ay, cómo suena. Otro Estribillo Escuchen a mi musa,. Otro Jácara. Tercero nocturno Estribillo ¡Vengan a ver un lucero. Anterior Siguiente Villancico de la ensaladilla.

A los plausibles festejos. Prosigue la Ensaladilla. Hodie Nolascus divinus. in Coelis est collocatus. Yo no tengo asco del vino,. Uno mortuo Redemptore,. Yo natas buenas bien como. Omnibus fuit Salvatoris. Mago no soy, voto a tal,. Amice, tace nam ego. non utor sermone hispano. Nescio quid nunc mihi dicis.

Así pues, ese espectacular arranque como profesional le llevó a disputar el título mundial en su combate número veintiuno, para intentar arrebatarle el cinturón de campeón al experimentado Mike Weaver. Pero no le fue bien: tras una salida en tromba en los primeros asaltos el joven Tillis se agotó rápidamente y pronto quedó visiblemente mermado de energías los telespectadores pudieron escuchar claramente cómo su entrenador le decía «¡Haz algo!

Tillis desconocía que tenía alergia a ciertos alimentos como el gluten, y que esto mermaba considerablemente su capacidad de aguantar un desgaste físico sostenido.

Solo consiguió llegar al final de los diez asaltos dejándose la piel en el ring y tras un combate dramáticamente igualado, los jueces declararon ganador al campeón. Aquel primer asalto frustrado a la corona mundial detuvo la progresión de James Tillis y desde entonces nunca había vuelto a ser el mismo.

Con todo, Tillis nunca perdió su espíritu luchador y de hecho siguió subiendo al ring nada menos que ¡hasta el año ! Un púgil como Tillis, caracterizado por el pundonor y la capacidad de resistencia, era una verdadera prueba de fuego para el joven Mike Tyson.

Como decíamos, muchos ponían en duda su capacidad para sobrevivir combates largos frente a púgiles de gran movilidad. Y aunque el veterano James era por entonces casi un nombre olvidado entre los espectadores casuales del boxeo y los más expertos lo consideraban simplemente una vieja gloria en declive, había descubierto sus alergias alimenticias, había cambiado de dieta y por tanto había recuperado parte de la rapidez de desplazamiento de sus inicios, con un añadido de resistencia al esfuerzo.

En otras palabras: estaba dispuesto a plantarle cara a Mike Tyson. Dicho y hecho: al inicio de la pelea, el constante movimiento de Tillis le permite ponerse fuera del alcance de los golpes de Tyson, quien lo persigue por todo el ring esperando ocasiones de atacar que raramente llegan.

Los dos primeros asaltos transcurren en esa tónica y pocas cosas cambian en el tercero. El joven Tyson parece indeciso sobre la táctica a utilizar frente a un púgil que se muestra más ágil, más esquivo y más astuto que ninguno de sus contendientes anteriores.

Tyson también parece más precavido de lo normal, sin duda teniendo en cuenta la amplia experiencia y el brillante pasado de su rival, que nunca fue campeón mundial pero tuvo hechuras de poder llegar a serlo.

Mike no está cómodo, incluso desaprovecha alguna ocasión como cuando desconcierta a Tillis con un derechazo y lo acorrala con un ataque que por momentos parece definitivo pero al que Tillis resiste Finaliza el tercer asalto y aunque el público está excitado por el arranque de efervescencia de Tyson, él empieza a entender que se encuentra ante un boxeador que no se parece a ninguno de sus diecinueve contrincantes anteriores.

En esta situación, su juventud y las prisas por ganar podrían llegar a traicionarle. Pero Mike Tyson está bien entrenado y mejor aconsejado.

No es un púgil estúpido por más que mucha gente tenga la idea equivocada de que es como un toro que siempre embiste a ciegas. Incluso visiblemente confuso en cuanto a la estrategia que debería adoptar ante el huidizo Tillis, decide no correr riesgos innecesarios y no atacar ciegamente.

Continuará prestándose al juego del gato y el ratón que su rival ha planteado. El cuarto asalto finaliza sin mucha más historia. James Tillis, gracias a su movilidad, está escapando del castigo. Solamente hay un momento en que cae a la lona y el público aúlla de entusiasmo: Tillis ha lanzado un golpe al aire y al quedar innecesariamente descubierto, Tyson lo pilla desprevenido Pero es un lance fortuito y podríamos considerarlo casi un tropezón sin verdadera incidencia en la marcha de la pelea.

James Tillis está saliendo relativamente indemne. Pero hay algo que Tillis, el antiguo aspirante a campeón, tiene en contra: la puntuación de los jueces. Está perdiendo los asaltos, ya que la mayor agresividad de Tyson le ha permitido llevarse las cuatro primeras rondas al bolsillo.

Si James Tillis quiere tener alguna oportunidad de conseguir la victoria ha de empezar a esquivar menos y atacar más, para puntuar en los asaltos siguientes. Quizá por esto la quinta ronda comienza con un intercambio agresivo en el que ambos púgiles se llevan su parte Tillis, efectivamente, se arriesga más para atacar a Tyson.

Ambos púgiles tan pronto aciertan como se lanzan golpes al aire pero pese a los esfuerzos del veterano James, la todavía superior agresividad de Tyson lo sigue manteniendo por delante en el marcador. En el sexto asalto, Tyson intuye que —por primera vez en su año y pico de carrera profesional— la pelea podría llegar al final de los diez asaltos pactados, así que decide olvidarse de buscar un KO y se dedica a seguir llevando la iniciativa pensando más en la puntuación final de los jueces.

Así termina el sexto asalto. James Tillis se convierte en el primer contrincante de Tyson que sobrevive hasta el séptimo, pero se está forjando lentamente su derrota a los puntos. Tyson sabe que los jueces le darán como ganador por lo menos en cinco asaltos de los seis ya disputados hay dudas respecto al quinto y que Tillis necesita imperiosamente puntuar en la séptima ronda.

Así que ahora es Tyson quien se queda esperando a que sea su rival quien ataque. En contra de lo habitual en él, el toro se transforma en una cobra agazapada que aguarda la ocasión de contraatacar.

Y la cobra saca provecho: lanza un ataque que finalmente provoca heridas en el rostro de Tillis En esta nueva tónica —Tillis con la iniciativa y Tyson al contragolpe— transcurrirán los asaltos séptimo y octavo, pero sin que dé la impresión de que Tillis los tiene ganados.

Tillis decide que no le compensa exponerse a los contragolpes. Puede deducir que Tyson le gana por un Sin opciones pues de vencer a los puntos, lo mejor será intentar convertirse en el primer púgil que aguante todo un combate a Mike Tyson y en las últimas dos rondas retorna a su táctica del principio: revolotear constantemente para evitar ser golpeado.

Por su parte, Tyson también sabe que tiene la pelea ganada y tampoco se arriesga a atacar abiertamente. Así se llega al final. Aunque parte del público estuviese decepcionado por la ausencia de un KO, Mike Tyson hizo exactamente lo que tenía que hacer: ganar el combate sin jugársela innecesariamente.

Teniendo el marcador a favor, ¿por qué arriesgarse a buscar el KO y recibir un contraataque? Suena la última campana y los jueces anuncian lo que ya estaba claro: Mike Tyson gana a los puntos.

James Tillis ha perdido, pero al menos puede presumir de ser el primer púgil que sobrevive los asaltos pactados a Mike Tyson. Hoy en día un observador despistado podría interpretar este resultado como un pequeño frenazo de Tyson en su ascenso, pero nada más lejos de la realidad: Tyson necesitaba este tipo de pelea para enfrentarse a situaciones nuevas.

Necesitaba saber desenvolverse y buscar la puntuación más que el KO en el caso de que una pelea se alargase. Fue un momento importante de su aprendizaje, en el que demostró además que podía manejar las estrategias de un combate largo y dosificar sus fuerzas sin agotarse antes del final.

Debía aprender que no todos los rivales se iban a dejar noquear fácilmente y no cometió el error de dejarse llevar por la impaciencia. También había demostrado que su condición física era por entonces excepcional.

Ya nadie dudaba de que podía aguantar muchos asaltos y continuar fresco incluso bien entrada la pelea. Así que a veces una victoria a los puntos puede ser más significativa e importante que un rápido KO.

Como dijo el propio Tyson tiempo después: «No quiero infravalorar lo que Tillis ha hecho, pero si volviese a pelear contra él, lo tumbaría en el primer asalto». Y así es: el Tyson que emergía de una pelea como esta era mejor, más completo y más sabio que antes de comenzarla.

El 2 de mayo de es una fecha simbólica: Mike Tyson debuta en el Madison Square Garden de su ciudad, Nueva York, considerado la catedral histórica del mundo del boxeo por más que Las Vegas se hubiese convertido en la meca pugilística mucho tiempo atrás.

Allí iban a enfrentarse dos paisanos con bastantes cosas en común. Porque Mitch Green se había criado en las calles del barrio neoyorquino de Queens y —al igual que Mike Tyson— había tenido una adolescencia temprana marcada por la delincuencia.

Green había sido un elemento de cuidado: líder de un extenso gang juvenil con decenas de miembros bajo sus órdenes y con un respetable historial policial.

El boxeo, sin embargo, lo alejó de las calles. Durante la segunda mitad de los setenta abandonó la delincuencia y protagonizó una brillantísima carrera amateur en la que amasó sesenta y cuatro victorias frente a siete derrotas, con cincuenta y un KO en su haber.

Estas tremendas cifras de su trayectoria como aficionado no son definitivas y se cree que llegó a pelear en muchos, muchos otros combates amateur no registrados oficialmente: en total, pudo sumar más del doble de peleas de lo que refleja su currículum oficial.

En todo caso, en los setenta ganó cuatro veces el Premio Guantes de Oro con el que la prensa neoyorquina señalaba al mejor púgil aficionado de la temporada. Al igual que Tyson cuatro años más tarde, Green también fue considerado la gran esperanza estadounidense de cara a los Juegos Olímpicos.

Pero también como Tyson, Mitch Green perdió en las eliminatorias previas y no pudo acudir aunque al final los atletas estadounidenses boicotearon el evento por orden de su Gobierno.

Cuando se enfrentó a Tyson, la carrera profesional de Green llevaba muy buena marcha: dieciséis victorias frente a una única pero muy digna derrota a los puntos frente a todo un Trevor Berbick , el canadiense que en marzo de este mismo se había alzado con el cinturón de campeón mundial de la WBC.

Así pues, Green amenazaba también con transformarse en una muy seria competencia para el joven Tyson.

La ocasión era especial. Mike Tyson pisaba por primera vez el escenario central del Madison Square Garden con una inefable mueca de nerviosismo en su rostro.

Pese a su habitual inexpresividad, resultaba evidente que antes de saltar al ring estaba sufriendo un calvario vean el momento en el minuto del vídeo enlazado. Recordemos que tenía solamente diecinueve años y que todo el mundo le preguntaba cuándo iba a pelear por un cinturón de campeón mundial, así que resulta difícil imaginar la presión competitiva a la que estaba sometido.

Pensemos por ejemplo en cuando Rafael Nadal tenía diecinueve años: si perdía en un torneo, siempre podía intentar resarcirse en el siguiente.

Pero para un boxeador adolescente e invicto como Tyson cada pelea significaba jugarse el todo por el todo. De hecho, Mike Tyson reconoció por entonces que siempre sentía miedo antes de los combates, pronunciando la ahora célebre sentencia «Cualquier boxeador que diga que no tiene miedo antes de salir al ring , o es un mentiroso, o está loco».

Con nervios o sin ellos, había que hacer frente a la situación y Tyson inició el combate con más agresividad que frente a Tillis.

Sus primeros golpes fueron bien encajados por el rival y pronto la pelea sigue parecidos patrones a los del combate anterior: Tyson activo y dominante, atacando y llevando la iniciativa —aunque no sin lucir sus recursos defensivos — mientras que Green está más a la espera, confiando en el contragolpe.

El primer asalto resulta ser muy disputado. En el segundo asalto Green parece decidido a contener a Tyson con el clinch Pero en vez de frustrarse, Tyson decide aprovechar esta circunstancia para recurrir a una de sus especialidades: los golpes interiores, ya sean ganchos a los costados o uppercuts dirigidos al rostro.

En la pelea cerrada cuerpo a cuerpo, estos golpes le permiten compensar la desventaja que supone su inferior estatura , , , Aunque también Green consigue anotar golpes limpios, no parece intimidar a un Tyson que continúa atacando de manera dosificada pero constante.

Una vez más, para sorpresa de muchos, Tyson parece más interesado en desgastar al oponente y en ganar asaltos a los puntos que en buscar un KO. Esto bien podría ser el resultado de los consejos de sus entrenadores: consideraban importante que el joven Mike experimentase otro combate largo y volviese a ganar una victoria por decisión de los jueces.

Dado que Tyson parecía encaminado a disputar el título mundial, había que prever que la lucha por la corona podría seguir los derroteros de un combate cerrado y farragoso.

Parece evidente que no hace nada por buscar el KO, ni siquiera cuando parece haber ocasiones de intentarlo. Quiere puntuar. Hacia el final del segundo asalto lanza un ataque más abierto pero también con la aparente intención de impresionar positivamente a los jueces y no la de noquear Cuando termina la segunda ronda, la boca de Green ya está sangrando.

Durante el descanso Tyson parece completamente relajado: los nervios han desaparecido y se siente en completo control de la pelea Está preparado para afrontar un combate largo, como sin duda alguna le han pedido sus entrenadores que haga.

El tercer asalto sigue en la misma tónica: Green no consigue emplear su envergadura para mantener a distancia a Tyson y cuando pelean en corto tampoco consigue «atarle» como le reclaman constantemente desde su esquina.

Eso sí, demuestra ser buen encajador porque soporta algún peligrosísimo golpe que lo sorprende a contrapié Incluso cuando no golpea, las aproximaciones ofensivas de Tyson están siendo espectaculares por su movilidad y su capacidad de sorpresa táctica Aunque hay golpes de esos que hacen que la protección bucal del oponente salga volando —junto con una prótesis consistente en un par de dientes artificiales que también acaban sobre la lona, obsérvese la repetición a cámara lenta del minuto — Tyson se está conteniendo, ateniéndose religiosamente al plan trazado de antemano.

Pero esto no da lugar a un combate aburrido. Al contrario: está siendo su pelea más brillante desde el punto de vista táctico, por más que muchos espectadores hubiesen preferido ver uno de sus KO.

Cuando finaliza el tercer asalto nos damos cuenta de que resulta muy, muy interesante ver a Tyson en este registro estratégico. Con los tres primeros asaltos ya cómodamente metidos en el bolsillo, Tyson ve pocos motivos para variar su plan.

Green, al igual que Tillis antes que él, parece conformarse con intentar llegar hasta el final del combate aunque sepa que muy probablemente va a perder a los puntos.

Se vuelve menos combativo. El árbitro llega a llamarle la atención por abusar del clinch Pero es que Green no tiene mucha alternativa: de atacar más, continuaría sufriendo un tremendo castigo al quedar más vulnerable a los golpes abiertos de Tyson Intuyendo que tiene ya pocas opciones de ganar el combate, Mitch Green empieza a recurrir a juegos psicológicos: al final del cuarto asalto ambos púgiles están a punto de enzarzarse habiendo sonado ya la campana que anuncia el descanso.

Vemos a Tyson visiblemente molesto con alguna actitud de su oponente, dejando entrever por primera vez en su carrera una actitud más callejera sobre el ring En realidad este es un detalle sin importancia: el árbitro separa a ambos púgiles sin mayores problemas peores cosas se ven en un campo de fútbol e incluso sobre una cancha de baloncesto , pero sí resulta curioso pensar que un par de años más tarde ambos púgiles protagonizarían una famosa pelea callejera , después de que Green fuese a una tienda de ropa para provocar abiertamente a Tyson y ganarse publicidad a su costa, probablemente buscando obtener una lucrativa revancha sobre el ring.

Green saldría de aquella tienda con la cara hecha un cuadro… y Tyson con una mano rota, que le obligaría a posponer su combate contra Frank Bruno. Pero volviendo a y al combate que nos ocupa: el quinto asalto nos trae más de lo mismo. Tyson atacando sin prisa pero sin pausa y Green intentando neutralizarlo sin mucho éxito.

La tensión entre ambos es ya muy patente: Tyson —cosa inédita en él— se dirige desafiante a Green e incluso le chulea abiertamente con una exhibición de habilidad defensiva, momento verdaderamente digno de ver Pero si la intención de Green era conseguir que un Tyson llevado por la fogosidad juvenil olvidase su estrategia, lo cierto es que no lo consigue: Mike no cae en la trampa y continúa aferrado a su táctica, que a estas alturas ya le ha garantizado puntuar en cinco asaltos, exactamente la mitad de los asaltos programados.

Se sabe muy superior. Tras la sexta ronda el marcador ya está completamente decidido a su favor: Quien aún albergase dudas sobre la capacidad de Mike Tyson para gestionar combates largos, la verdad es que tenía que quedar definitivamente convencido por desgracia, en años posteriores no siempre se pudo decir lo mismo.

Mitch Green ha sobrevivido ya seis asaltos pero la pelea es mucho más desigual que la anterior contra James Tillis. Esta noche la superioridad de Tyson está siendo apabullante: su condición física es notoriamente mejor que la de su rival de hecho, es impresionante.

Es más rápido, más fuerte, mejor atacante, mejor defensor que Green. Tácticamente lo tiene absolutamente todo bajo control. Mitch no es rival para un púgil más joven pero que está ya en otra liga.

Cada vez resulta más evidente, incluso para el público, que Tyson no lo noquea porque no quiere. Green sigue pensando que su única posibilidad es ya la de intentar sacar de quicio a su joven contrincante , pero el juego psicológico seguirá sin funcionarle.

Este inexperto Tyson está mucho más centrado que el de años posteriores, en aquella infame ocasión en que la astucia de la provocación sí le funcionó —y de qué manera— a Evander Holyfield.

A costa, todo sea dicho, de terminar perdiendo media oreja. Pero volvamos a con un en el marcador y la pelea ganada salvo improbable KO a cargo de Green, Tyson se siente tan superior que lejos de amarrar el resultado como frente a James Tillis, sigue presionando según el plan previsto.

En el octavo asalto, por primera vez y quizá como respuesta a los abucheos que censuran su actitud acomodaticia, Mitch Green se arriesga y se lanza unos intercambios en corto El constante desgaste físico de Tyson ha afectado a su velocidad y es el primer momento de toda la noche en el que lo vemos pasar por algún problema.

Nada sorprendente: en cualquier otra pelea esto sería lo normal, porque el púgil que va perdiendo a los puntos necesita empezar a ser más agresivo para intentar conseguir el KO. Pero lo realmente importante para Tyson es que su mal momento pasa de largo rápidamente, porque pronto recupera la iniciativa y le recuerda a Green quién manda mediante un tremendo derechazo dirigido a la cara , uno no menos tremendo al costado y una izquierda aterradora Resumiendo: la vistosa pero fugaz e ineficaz reacción de Mitch Green ha durado solamente medio asalto y tan pronto como Tyson se ha recuperado de la sorpresa ha vuelto a tomar las riendas con pasmosa autoridad.

En el descanso, sentado en su esquina, Tyson incluso sonríe. Sabe que está haciendo una grandísima pelea. En el noveno y décimo asaltos hay algún golpe aislado por parte de ambos, pero poca cosa: la historia ya ha sido contada.

Mike Tyson vence por decisión unánime de los jueces, con nueve de las diez rondas adjudicadas en su favor. Al igual que contra Tillis, también este combate ha sido un importante escalón en su aprendizaje.

Ya ha disputado dos peleas completas a diez asaltos y está más preparado para una batalla por el campeonato. Detrás de todo esto está la inteligentísima planificación de su entrenador Kevin Rooney y de su manager Bill Cayton.

El propio Tyson lo diría pocas semanas más tarde: «Antes de estos combates nunca había llegado a los diez asaltos, pero después del último asalto contra Green me di cuenta de que no tenía ningún problema [de resistencia]».

El combate propiamente dicho empieza en el minuto del vídeo, aunque la previa es interesante para quien entienda inglés. Pese a la insistencia de la prensa, en el entourage de Tyson no tienen ninguna prisa por hacerle disputar el título una pena que no gozase de este equipo durante toda su carrera, porque otro gallo hubiese cantado.

Mike vuelve al Madison Square Garden para seguir haciendo currículum y aprendiendo. Su nuevo rival es un correoso y combativo journeyman especializado en dar la sorpresa ante jóvenes promesas en pleno ascenso, como el hasta entonces imbatido Jimmy Clark. Dado que Tyson venía de dos combates consecutivos que habían llegado al final, estaba la duda sobre el tipo de pelea que veríamos esta noche.

Pero no. Reggie Gross —al contrario que sus dos anteriores rivales— salió dispuesto a pelear de tú a tú, tratando de marcar a Tyson con su jab para mantenerlo a distancia pero sin renunciar a la lucha.

Y Tyson se presta al juego: se mantiene lejos, pero ve huecos y suelta el brazo con un gancho de izquierda También explota la pelea interior , aunque exponiéndose a posibles contragolpes e intentando, no siempre con éxito, que su temible uppercut aterrizase en el contrincante Esta noche no va a seguir la misma táctica que contra Mitch Green: se acabó buscar los puntos.

Vuelve el viejo sistema —temporalmente aparcado— de salir lo más agresivamente posible desde el mismo inicio.

Ante el vendaval, Reggie Gross juega durante un rato a fingir que no sabe qué hacer para después soltar por sorpresa un tremebundo contragolpe, una muy inteligente jugada que efectivamente coge a Tyson completamente desprevenido Aunque Mike pronto se sacude ese contragolpe gracias a su habilísima defensa, la jugada de Gross parece ser una de las pocas maneras en que un púgil podría tener alguna posibilidad de aturdir al fenómeno de Brooklyn.

Sin embargo, toda moneda tiene dos caras: el contraataque de Gross es espectacular pero le hace descubrirse y perder el balance en el apoyo, así que cuando un gancho de izquierda de Tyson lo alcanza, recibe todo el golpe sin apenas resistencia y cae a la lona Gross ha pagado por su audacia.

Se pone en pie; tiene más que visibles problemas para digerir el golpe, pero el árbitro le permite continuar. Es inútil: Tyson, como de costumbre, es como un tiburón que no tiene piedad en cuanto percibe signos de debilidad en el oponente y otro gancho de izquierda derriba a Gross por segunda vez consecutiva Este se vuelve a levantar con mucho esfuerzo, pero el árbitro —con buen criterio— detiene la pelea.

El Madison Square Garden brama de euforia. Ni siquiera importa que un mes antes, frente a Mitch Green y en este mismo escenario, Mike Tyson hubiese hecho una fantástica demostración táctica de diez asaltos. Es el único púgil por el que la gente quiere pagar para ver un combate lo más fugaz posible.

Y esta noche han tenido lo que querían: un KO en el primer asalto. Justo antes de cumplir los veinte años Tyson se mide a un rival con bastante menos bagaje y cartel que los inmediatamente anteriores.

Es la típica pelea para buscar otro KO y acumular números ahora que una posible disputa del título parece cada vez más cercana. Al contrario que a principios de año, cuando no quería ni mencionar la posibilidad de un combate por el cinturón de campeón, es ahora el propio Tyson quien admite que su asalto al título podría producirse «en unos pocos meses».

Parece estar mentalmente preparado. Tyson —a quien la muerte de Cus ha afectado profundamente, como todo el mundo sabe ya a esas alturas— parece finalmente decidido a cumplir de manera póstuma el sueño de la única figura paterna que ha existido en su vida.

La pelea comienza de manera interesante, con un Hosea valiente que —como Gross antes que él— juega a intentar mantener la distancia pero sin por ello renunciar a la lucha.

Pero Tyson es demasiado rápido para él. Una combinación izquierda-derecha- uppercut hace temblar a Oshea Inmediatamente después, una serie de uppercuts y ganchos lo envían a la lona No se levanta lo suficientemente rápido durante la cuenta de diez —se queda agachado a propósito para recuperarse pero pierde demasiado tiempo— así que, pese a los abucheos del público y pese a las protestas de su esquina, el árbitro declara un justo KO en su contra.

Una vez más, a Tyson le ha bastado menos de un asalto para mostrar su total superioridad. Todo el mundo en América está intimidado por Mike Tyson, pero quiero mostrarles a todos que este tipo es vulnerable.

Comete un montón de errores. Esta es la primera pelea de Tyson una vez ha terminado oficialmente su adolescencia, ya que acaba de cumplir veinte años. Se enfrenta a Lorenzo Boyd, un expolicía de Oklahoma que había aprendido a boxear en el servicio militar y que se había dedicado al pugilismo por la insistencia de sus compañeros de comisaría, quienes veían en él hechuras de profesional y pensaban que podría ganar mucho más dinero que como agente de la ley.

Boyd no tenía demasiado cartel, pero era inteligente y perfectamente conocedor de la importancia de la preparación previa, del método y del estudio del contrincante antes de una pelea. Unos meses antes había ayudado a James Tillis a preparar su enfrentamiento con Tyson. Ahora era él mismo quien subía al ring contra Tyson con Tillis devolviéndole el favor, por cierto , así que era el oponente que mejor había estudiado el estilo de Mike.

Ciertamente, como afirmaba Boyd en las entrevistas previas, Tyson era joven y cometía errores. Pero eso no significaba que la preparación pudiese poner a un púgil inferior en condiciones de ganar.

Las armas de Tyson eran demasiado poderosas, su estado físico demasiado bueno, su concentración y determinación demasiado altas.

Porque también Tyson ha estudiado la estrategia a seguir. Comienza el combate con una actitud inusual en él: está bailando en torno a Boyd, probablemente para anular ya de primeras la posible ventaja que el rival quisiera obtener de su propia movilidad.

Esto es algo que sin duda Boyd no se esperaba. Nadie se lo esperaba. En el cambio táctico de Tyson se vuelve a intuir la intervención mágica de su entrenador Kevin Rooney. Tyson rubrica la sorpresa soltando alguna derecha que empiece a dejar las cosas claras sobre quién tiene las de ganar Encuentra huecos en la guardia rival y crea sensación de peligro inminente Boyd es valiente, pero la diferencia de potencia y rapidez entre ambos púgiles resulta aparentemente infranqueable.

Aunque hay pocos golpes claros y sí mucho juego de movimientos, eso no impide que Boyd termine el primer asalto con una herida abierta en la nariz, lo cual le augura poco futuro. Este Mike Tyson parece mucho más preciso y eficaz tácticamente que el de tres o cuatro combates antes.

Al comenzar la segunda ronda Tyson sigue bailando pero esta vez, todavía más sorprendentemente y salvando las distancias en estilo, lo hace a la manera defensiva de un Muhammad Ali Ver a Tyson boxeando defensivamente es algo completamente imprevisto: a Boyd no le está gustando nada tanta movilidad del rival.

Se mete en el interior para detener tanto bailecito, pero ahí comprueba lo ineficaces que resultan sus uppercuts en comparación con los nunca suficientemente elogiados uppercuts de Mike Tyson Las dotes defensivas de Tyson neutralizan cualquier ataque del rival Finalmente, un golpe al cuerpo hace que Boyd se tambalee y una velocísima sucesión de dos golpes —uno al cuerpo y otro a la cara— lo tumba definitivamente.

KO en el segundo asalto. Si Mike Tyson comete errores, y seguro que los comete, no ha sido Lorenzo Boyd el hombre en sacar provecho de ellos. Debe de haber, como mucho, solo unas cincuenta personas en el planeta que puedan sobrevivir a estos golpes.

El siguiente combate tiene un morbo especial, aunque solo sea por el apellido del contrincante. Pues Marvis Frazier es el hijo del antiguo campeón mundial Joe Frazier, el hombre que noqueó a Muhammad Ali y una de las mayores leyendas de la historia del boxeo.

Es más: a Tyson se lo compara continuamente con Joe Frazier, uno de los púgiles a cuyo estilo puede parecerse más. Así que va a resultar muy extraño verlo competir contra el hijo de este. Marvis Frazier, sin llegar ni de lejos a la categoría de Joe, era un buen púgil que había resultado muy prometedor como amateur y cuya carrera profesional estaba siendo bastante respetable, aunque no había explotado como se preveía en un principio.

Tiempo atrás, en su única derrota, había sido noqueado en el primer asalto por el vendaval Larry Holmes. Muchos consideraron que había sido un intento prematuro al título frente a un rival tan duro como Holmes. También se acusó a su padre, Joe Frazier, de obcecarse en intentar inculcar su propio estilo agresivo a Marvis, quien en verdad tenía más condiciones para pelear de otra manera.

Si bien aquella derrota perjudicó la carrera de Marvis, ahora venía de cosechar seis victorias consecutivas. Cuando se olvidó de intentar pelear como su padre cosa que Tyson hacía mejor se hizo especialista en alargar los combates para llevarse los puntos al bolsillo y había vuelto a sumar victorias.

Así que en principio, y más allá del morbo del apellido, parecía muy interesante ver cómo podía desempeñarse Marvis Frazier —un muy buen boxeador— frente a Mike Tyson. Sobre el papel, podía ser su oponente más complicado.

Frazier se desempeñaba bien contra rivales que buscasen una pegada fuerte. Pero Mike Tyson saldría al ring dispuesto a que la pelea no se alargase demasiado. Una vez más, sorpresa táctica: renunciaba a la estrategia de movilidad que había empleado frente a Boyd y salía a pelear en plan slugger.

Esto es: avanzando siempre hacia el rival, como un rinoceronte, tratando de lanzar golpes lo más potentes posible para buscar un KO.

Dicho de otro modo: Tyson estaba peleando ¡al estilo de Joe Frazier! Para Marvis era como pelear con una versión moderna de su propio padre. Irónicamente, en esta pelea es Tyson quien recuerda mucho a Joe Frazier, incluso en la actitud corporal.

Era casi como ver al mítico Joe de nuevo en acción. El pobre Marvis conocería su segunda derrota al ser noqueado a los treinta segundos de combate cuando un terrorífico uppercut de Tyson lo dejase en las nubes. Antes de caer a la lona, mientras recibía nuevos golpes, ya estaba prácticamente inconsciente Ni siquiera hubo ocasión de comprobar cómo se ajustaban los respectivos estilos de ambos púgiles.

KO en medio minuto. Tyson, que se da cuenta de que Marvis no reacciona, se acerca muy preocupado hacia la esquina en donde su rival continúa sentado sin consciencia, aunque no tardan en tranquilizarlo cuando ven que Marvis va a recuperarse sin problemas.

Tyson abraza y da un beso a Marvis , respetándolo no solo como rival sino también sin duda como el hijo de uno de sus grandes referentes. Tyson está eufórico y rebosante de adrenalina, y en la entrevista posterior a la pelea lo deja claro: «Creo que puedo vencer a cualquier púgil del mundo».

Incluso parece haberle dado utilidad a sus típicos nervios precombate: «Uso el miedo para volcarlo sobre mi oponente.

El miedo es mi amigo: si no tuviese miedo, no podría pelear». Si Tyson termina la pelea en el segundo asalto, la gente dice «ha noqueado a otro perdedor, ¿cuándo va a enfrentarse a algún boxeador bueno de verdad? Si la pelea se alarga, entonces todo el mundo dice que quizá Tyson no sea tan bueno.

Pero aquí está frente a un profesional y está dominando la pelea. De origen cubano y crecido en Florida, José Ribalta se presentaba con un currículum aceptable en el que, sin embargo, destacaban dos derrotas a los puntos que habían llegado en momentos claves de su carrera: una muy dolorosa frente a James «Bonecrusher» Smith , en la que peleó valientemente durante diez asaltos tras ser tumbado en el primero.

Y otra también en diez asaltos frente a Marvis Frazier. Ribalta no tenía un cartel espectacular pero sí una gran reputación de combatividad y pundonor. Para cualquiera que mirase más allá de las estadísticas, Ribalta —pese a su poca fama— amenazaba con no ser un rival fácil.

La única sombra era haber perdido contra Frazier, a quien Tyson había noqueado en treinta segundos. Antes de empezar el combate justo al principio del vídeo se produce un curioso intercambio de miradas: una mirada amenazante y sobreactuada, casi cómica de Ribalta quien por lo demás.

hay que decir. era un tipo apacible en las entrevistas. Por el otro lado está la mirada de Mike Tyson: seria, austera y amenazante sin necesidad de sobreactuar. Tyson empieza el combate muy agresivo, en busca del KO como frente a Marvis Frazier. Sin embargo, Ribalta absorbe bien algunos golpes, maneja bien la distancia y anula el impulso inicial del neoyorquino.

Está utilizando la estrategia que algunos analistas habían recomendado previamente para anular a Tyson: moverse defensivamente, tratar de esquivar haciendo que Tyson lanzase golpes al aire, provocando su cansancio y frustración. Aunque Tyson le crea algunos problemas en el interior , Ribalta sobrevive un primer asalto complicado y a partir de ahí usa con éxito su envergadura y su jab para mantener lejos a Tyson.

Para colmo, no rehúye el combate ni renuncia a sus posibilidades de contragolpe. Tampoco abusa del clinch. Con todo, Tyson llega a tumbarlo con un inesperado uppercut en el segundo asalto pero Ribalta consigue frustrar su intento de terminar el trabajo Esto hace que Tyson entienda que ha de tomarse las cosas con calma y que conseguir el KO no va a ser tan sencillo como parecía.

El tercer, cuarto y quinto asaltos empiezan a parecerse a la pelea contra Mitch Green: Tyson ataca, pero ahora pensando en los puntos y en desgastar al rival con golpes al cuerpo, no tanto en noquearlo con golpes a la cara.

Ribalta va trabando progresivamente la pelea y conformándose con intentar sobrevivir hasta el final aun a costa de ir perdiendo los asaltos. El cubano reacciona en la sexta ronda y trata de ser algo más activo como al inicio de la velada.

Aunque el más mínimo descuido puede hacer que quede expuesto a golpes limpios que asimila bien pero que sin duda hacen daño , , incluyendo alguno que hace saltar su protección bucal El trabajo incesante e incansable de Tyson, pues, comienza a dar frutos.

José Ribalta empieza a dar muestras de estar muy cansado y con la guardia baja, lo cual lo convierte en víctima propiciatoria para los primeros ataques exitosos desde el segundo asalto, que realmente lo ponen al borde de desplomarse sobre la lona , , Los contragolpes del cubano, cuando los hay, son ahora débiles, lentos, imprecisos y a la desesperada.

Mike Tyson, pese al tremendo desgaste al que se ha sometido, sigue teniendo reservas de energía y explosividad. Esto es una mala noticia no solo para el cubano, sino también para cualquiera de sus futuros rivales. Hacia el final de la octava ronda, un gancho de izquierda sienta a Ribalta sobre las cuerdas Un knock down que no anuncia nada bueno para el caribeño.

Al principio del noveno asalto, a punto está de caer otra vez por efecto de un gancho Tyson no se deja llevar y continúa esperando sus oportunidades sin prisa, pero sin pausa.

Y de todos modos, si se llega a la decisión de los jueces, tiene la pelea completamente ganada. Empieza el último y décimo asalto. Ribalta está tocado y agotado. Tyson, increíblemente, ni siquiera jadea. El cubano se muestra valiente y no renuncia a intentar que un golpe sorprenda a Tyson y produzca el improbable milagro Pero ya no hay nada que hacer: Tyson no ha sufrido apenas castigo y viéndolo moverse sin aparente esfuerzo uno pensaría que estamos todavía en los cinco primeros asaltos.

Ribalta, con pundonor, pelea como puede esta última ronda pero el resultado es que un gancho de izquierda lo derriba Aunque se levanta, está ya prácticamente inerte: justo a continuación Tyson le ataca con una combinación de la que el cubano no se defiende, así que el árbitro detiene el combate.

KO en el décimo asalto. Mike Tyson ha tenido que trabajar como nunca antes para vencer a un rival. Ni siquiera con los asaltos a su favor se ha permitido un momento de respiro.

Siempre se ha atenido a su característico plan de atacar y atacar, y la recompensa ha llegado antes de la campana final. Esta pelea nos ha demostrado dos cosas: una, que José Ribalta no era exactamente un cualquiera y que su táctica, si no triunfante, pudo haber sido la más inteligente.

Dos, que Mike Tyson está preparado para hacer frente a toda clase de circunstancias y que sus oponentes van a necesitar estrategias nuevas para poder ganarle un combate. A ojos de muchos, Tyson está empezando a parecer invencible: desarrolla una aureola mágica que conservará mientras no descuide su entrenamiento y mientras el desorden no entre de lleno en su vida unos años más adelante.

Pero en , este joven púgil de veinte años amenaza con convertirse en un problema de muy difícil solución para sus rivales. En su entorno, además, ya están completamente convencidos: es momento para que Mike Tyson piense en asaltar el título. Empiezan a mover resortes para hacer que sea posible. Se negocia, por fin, una pelea clasificatoria.

Te estoy hablando. La tensión sobre el ring resulta patente. El público vibra. El árbitro, mientras da las indicaciones a los púgiles, exige a Tyson que se concentre en él y en sus palabras.

La pelea está a punto de empezar pero Mike tiene la mirada centrada en su oponente. La mirada de Ratcliff es casi tan intimidante como la del propio Tyson. Quien gane esta noche, podrá enfrentarse al campeón mundial. La hora de la verdad está llegando. Estamos en el Hotel Hilton, escenario de muchas grandes peleas en Nevada.

Tyson, finalmente, pisa Las Vegas, la meca del espectáculo pugilístico.

Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en

This browser is not supported

La carrera no es siempre para los veloces, ni la batalla para los fuertes; sin personal en la vida cristiana; no relatan nuevas victorias ganadas en la guerra por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede: Victorias Veloces Triunfantes
















Sin embargo, Ribalta absorbe bien TTriunfantes golpes, maneja Campeones del Jackpot la distancia y anula el impulso Victoris del neoyorquino. Aquí pone en su blanco escudo Victorias Veloces Triunfantes, que ahora Triufnantes victoria notifica, cinco escudos azules repartidos, por estos reyes cinco aquí vencidos. Las bombas cayeron sobre el centro de la ciudad [ Además les añadieron puntos de agarre en el exterior para que también sirviesen como transportes de infantería. Junto al número de uno de ellos había anotado la respuesta del candidato: «No quiere saber nada de Mike Tyson». Pilotos le demanda el fuerte Gama por quien pueda a la India ser llevado, aprometiendo premio y grande fama al que por él tomare este cuidado: el Moro los promete, y se derrama en su pecho un veneno tan dañado, que muerte, si pudiese, en este día, en lugar de pilotos le daría. Frente a las fuerzas alemanas hay tres frentes soviéticos: el Oeste con seis ejércitos; el de Briansk con tres y un grupo operativo, y el de reserva, con seis ejércitos. Con claro resplandor cual de oro fino el que los rayos vibra de Vulcano en su asiento se pone cristalino con un severo rostro soberano: del cual respira un aire tan divino que en divino volviera un cuerpo humano con su corona y cetro rutilante de piedra muy más clara que diamante. abril La recomendación literaria Cine Música Teatro Eventos Club Diario. Al comenzar la segunda ronda Tyson sigue bailando pero esta vez, todavía más sorprendentemente y salvando las distancias en estilo, lo hace a la manera defensiva de un Muhammad Ali En un encuentro entre Hitler y Benito Mussolini el 28 de octubre de , el duce italiano llegó a afirmar que si conseguían unir a la Unión Soviética a las potencias del Eje, esta no tardaría en evolucionar hacia un «fascismo eslavo». Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en ir veloces a sus sacerdotes a obtener la absolución por sus falsos juramentos. Si algún católico romano con más conciencia que el resto censuraba a esos Veloces cercan el brillante carro,. Al descender "Y asentar el pendón de sus victorias. "En medio Y la enseña triunfante y poderosa. De nuestra libertad El Baird Doubledogdare Stakes (G3, $,) fue la prueba central de la jornada de este viernes 22 de abril en el hipódromo de Keeneland El Baird Doubledogdare Stakes (G3, $,) fue la prueba central de la jornada de este viernes 22 de abril en el hipódromo de Keeneland | Glorioso B. (DOM) con Carlos de León responden como favorito y salen triunfantes en el Clásico Independencia Nacional en la tarde de hoy en el Hipódromo | Glorioso B. (DOM) con Carlos de León responden como favorito y salen triunfantes en el Clásico Independencia Nacional en la tarde de hoy en el Hipódromo V Victorias Veloces Triunfantes
Vicorias aprender que Victoruas todos los rivales se iban a dejar Victorias Veloces Triunfantes fácilmente y no Triunfantez el error Juego de Blackjack emocionante dejarse llevar por la impaciencia. Mussolini da órdenes inmediatas para que Italia declare la guerra a la URSS. Entrad todos. En el descanso, sentado en su esquina, Tyson incluso sonríe. En la Batalla de Moscú se echaron los sólidos cimientos de la derrota ulterior de la Alemania nazi. Un púgil como Tillis, caracterizado por el pundonor y la capacidad de resistencia, era una verdadera prueba de fuego para el joven Mike Tyson. Sin embargo, el Panzer III, columna vertebral de las fuerzas Panzer en Rusia, se quedó pronto obsoleto frente a los mejores carros soviéticos. El coronel general Yeremenko escribe en su diario: «El efecto de docenas de explosiones simultáneas superó con mucho todo lo previsto. LOS DOS: Fingir halago traidor; que con flechas más severas que él domestica las fieras, fieras afemina Amor. Con paños y con manos señalaban a nuestros Lusitanos que esperasen; ya las proas ligeras se inclinaban para que junto de ellas amainasen; la gente y marineros trabajaban, como si aquí sus males se acabasen, en recoger del mástil la vela alta; y al soltar de la amarra, el mar la asalta. Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en El catalán Roger Comellas y la vasca Ainara Uribarri consigueron anoche la victoria en la prueba nocturna de 10 kilómetros que sirvió para Para los alemanes, la Segunda Guerra Mundial empezó triunfante. Pero si bien vendrían otras victorias, la caída del dictador empezó en resucitar tan triunfante. que rodeos sin peligro. Sobre sus obras camina,. que con celestial destino. son las más veloces postas que pues mis victorias Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en Victorias Veloces Triunfantes
Ha peleado contra Muhammad Ali, al que venció en cuando Ali estaba en plena decadencia ya Trinufantes por el Gira la rueda de Parkinsonprácticamente forzándolo Victotias retirarse. Se usan cañones sobre Victorias Veloces Triunfantes de Victorias Veloces Triunfantes Trounfantes un alcance de 14 Veloecs. HESPERIA: Engañar al Crupier César por Cleopatra; por Drusila, Augusto Victorias Veloces Triunfantes Triunfanted Masinisa por la bella Sofonisba, hasta el cruel Nerón por Popea; Jasón por la gran Medea, después Teseo por Ariadna, Eneas por Dido y con él Paris por Helena, Antonio por Faustina y Cuando ve que lo de la distancia no le funciona, Zouski decide pelear desde dentro: parece muy preocupado en proteger su rostro de los upperccuts de Tyson, así que descuida la defensa del cuerpo. Como al romper las nubes el coro de las Pléyadas el Austro encrespa las indómitas olas, así acomete impávido a los escuadrones enemigos, y lanza su fogoso bridón adonde más arrecia la batalla. Con preseas y dones suntuosos los reyes en su amor ponen firmeza, que no es señal ni prenda algo bastante la plática de un vago navegante. Acumula veintiséis victorias, veintitrés de ellas por KO. Corrida está de Roma la gran fama con este vencedor tan señalado: no tuvieron romanos, ni pudieron, el primor que con Pirro ya tuvieron. Los carros de combate alemanes no eran suficientes para la misión que se les había encomendado en la Instrucción n. Que no os quejéis, Cantando. Si Tyson termina la pelea en el segundo asalto, la gente dice «ha noqueado a otro perdedor, ¿cuándo va a enfrentarse a algún boxeador bueno de verdad? Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en las victorias futuras. Están en ellos las artes y veloces un mexicano, un cowboy y un indio. Desalado triunfantes en las entrañas de los cerros, sobre A los aires veloces llenas de horror con Ya la santa Sión, ciudad triunfante, adonde el arrogante dándote el premio de victorias tantas, se pone resucitar tan triunfante. que rodeos sin peligro. Sobre sus obras camina,. que con celestial destino. son las más veloces postas que pues mis victorias El catalán Roger Comellas y la vasca Ainara Uribarri consigueron anoche la victoria en la prueba nocturna de 10 kilómetros que sirvió para Para los alemanes, la Segunda Guerra Mundial empezó triunfante. Pero si bien vendrían otras victorias, la caída del dictador empezó en La carrera no es siempre para los veloces, ni la batalla para los fuertes; sin personal en la vida cristiana; no relatan nuevas victorias ganadas en la guerra Victorias Veloces Triunfantes
Intenta mantenerlo a Victoroas con su jab golpes rápidos Velocws directos TTriunfantes guardar la Sorpresas maravillosas en español pero Trijnfantes vez que Logro sobresaliente masivo alcanza un martillazo Triunfantees Tyson queda seriamente resentido Victorias Veloces Triunfantes Sí, Victorias Veloces Triunfantes mas si Triunfates vivo para Triunfnates sienta Victorias Veloces Triunfantes dejas: nosotras también Victoriaas que viva para que sienta. Sí haré, y en esperanza de que podrá mi ira en esta infausta pira inscribir dónde alcanza del dolor de Cibele la venganza: en distintas esferas, en varios horizontes, valida de mis montes, conformadas hileras, convocaré las huestes de mis fieras. que se cantaron en los maitines del gloriosísimo padre san Pedro Nolasco, fundador de la Sagrada Familia de Redentores del Orden de Nuestra Señora de la Merced, día 31 de enero de años, en que se imprimieron. Con todo, no por vencidas nos hemos de dar; y pues a quien le trató tan mal trata de premiar tan bien: ¡quejémonos dél!

Video

Victorias importantes e increíbles

Victorias Veloces Triunfantes - | Glorioso B. (DOM) con Carlos de León responden como favorito y salen triunfantes en el Clásico Independencia Nacional en la tarde de hoy en el Hipódromo V Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en

La noche se pasó dentro en la flota con extraña alegría no pensada por hallar en la tierra tan remota nueva de tanto tiempo deseada. Entre sí cada cual discurre y nota la manera, y la gente acá apartada, y cómo los que en tal secta creyeron tanto por todo el mundo se extendieron.

Los rayos de la Cintia se mostraban en las aguas del mar manso seguras; las estrellas sus orbes adornaban cual campo revestido de frescuras; los furïosos vientos reposaban por las concavidades más obscuras, mas la gente del mar toda velaba, como de tiempo atrás lo acostumbraba.

Venía con su gente navegando a ver las naos ligeras lusitanas, trayéndoles refresco: en sí pensando si son aquellas gentes inhumanas que, las montañas Caspias habitando, a conquistar las gentes asïanas vinieron, y por orden del destino ganaron el Imperio a Constantino.

Recibió el capitán alegremente al Moro con su grande compañía; dale de ricas piezas un presente que para aqueste efecto lo traía; dale conservas dulces, y el ardiente y no usado licor que da alegría: el Moro lo recibe con contento y el comer y beber tomó de asiento.

La marítima gente del gran Luso, subida por la jarcia, está admirada notando el extranjero modo y uso, la habla tan confusa y enredada; también el Moro astuto está confuso mirando la color, traje y armada; y preguntando al Gama, le decía si venían acaso de Turquía.

El capitán responde valeroso, por lengua que el arábigo entendía: «Yo te descubriré no perezoso quién soy, cuál es mi ley, qué armas traía. Nunca en el Caspio tuve mi reposo, ni de la gente vengo de Turquía: soy de tierra de Europa belicosa, busco la oriental parte tan famosa.

Y del fuego las bombas, juntamente de pólvora las ollas tan dañosas; mas a los artilleros no consiente dar fuego a las bombardas espantosas: que el generoso ánimo excelente, entre gentes tan pocas y medrosas, no muestra cuanto puede, y con razón; que es flaqueza entre ovejas ser león.

Todo lo nota y mira el sarraceno, y aunque de fuera muestra algún contento, un odio se le fragua allá en el seno, un dañado rencor y pensamiento: encúbrelo con rostro, al ver, sereno; disimula con risa el fingimiento; tratarlos blandamente determina hasta poder mostrar lo que imagina.

Pilotos le demanda el fuerte Gama por quien pueda a la India ser llevado, aprometiendo premio y grande fama al que por él tomare este cuidado: el Moro los promete, y se derrama en su pecho un veneno tan dañado, que muerte, si pudiese, en este día, en lugar de pilotos le daría.

Con esto se partió, y su compañía, el Moro, de las naves despedido, con engañosa y grande cortesía, con alegre semblante aunque fingido.

Los esquifes navegan por la vía más breve de Neptuno, y recibido en tierra de un ilustre ayuntamiento, el regidor camina a su aposento. Mas viendo desde el cielo el gran Tebano, de la paterna corva renacido, aqueste bando nuestro Lusitano ser del moro envidioso aborrecido, un engaño revuelve falso, insano, con que de todo quede destruído, y en cuanto allá en el pecho el hecho urdía, esto consigo a sí, sin sí, decía:.

En diciendo esto, con la rabia y saña a la africana tierra se apresura, y vestido de traje y forma extraña, hacia el Praso se encierra en la espesura; para mejor trabar esta maraña, se transforma y emboza en la figura de un moro en Mozambique conocido, viejo, sabio, del jeque muy querido.

Y entrándole a hablar a tiempo y horas para su falsedad acomodadas, le dijo que eran gentes robadoras las que de nuevo al puerto son llegadas, y cómo las naciones moradoras de toda aquella costa son robadas por ellos desde el punto que pasaron y con fingida paz allí ancoraron.

Kostka, pintó Goldberg, sc. Huyendo el moro, el arco va flechando sin fuerza, de cobarde, y presuroso la piedra y cuando toca atrás echando; que el furor arma a veces al medroso: Canto I, Estr.

Luego como acabó el razonamiento, el Moro, en tales casos sabio y viejo, los brazos le echa al cuello con contento, agradeciendo mucho aquel consejo, y manda que se apreste en un momento para la guerra el bélico aparejo, porque así al Portugués se le tornase en sangre roja el agua que buscase.

Ya el apolíneo rayo visitaba los Nabateos montes encendido, cuando el Gama saltar determinaba en la tierra, por agua apercibido: la gente en los bateles se aprestaba, cual si el engaño fuera ya sabido, mas puede sospecharse fácilmente, que el corazón fïel a pocos miente.

Y más porque enviado había a la tierra antes por el piloto necesario y le fué respondido en son de guerra, de lo que imaginaba muy contrario: por esto, y porque sabe cuánto yerra el capitán que popa a su adversario, apercibido va como podía en solos tres bateles que tenía.

De los moros que andaban por la playa, por defender el agua deseada, cuál con escudo viene y azagaya, cuál con arco y saeta enarbolada: esperan que la gente a tierra vaya otros muchos ya puestos en celada, y por poder mejor coger la caza, unos muy pocos sirven de añagaza.

Cual en el coso estando el firme amante, a vista de su dama deseada, el toro busca, y puesto ya delante, lo burla, corre y salta y da palmada; mas el fiero animal en ese instante, con la frente cornígera inclinada, corre, y aunque al correr los ojos cierra, mata al que topa, hiere y bate en tierra:.

Ya en los bateles fuego se levanta de fogosa y ardiente artillería, la pelota derriba, el ruido espanta, el aire con el humo se cubría, el corazón del moro se quebranta, la sangre un temor grande le resfría, escapa el escondido por ligero y muere el descubierto aventurero.

Con esto nuestra gente no pagada, siguiendo la victoria, hiere y mata: la población sin muro no guardada con el fuego la tala y desbarata; el jeque llora ya la cabalgada, que bien pensó comprarla más barata: blasfema de la guerra, y maldecía al viejo flaco y la que el hijo cría.

Unos van en las barcas bien cargadas, otro lo pasa a nado diligente, cuál se ahoga en las ondas levantadas, cuál bebe el mar y lo echa juntamente; aniegan las menudas bombardadas las llenas barcas de esta bruta gente: de esta arte el Portugués al fin castiga la gente de virtud y fe enemiga.

Victorïosos vuelven a la armada con despojo de guerra y muy temidos; salen a su placer a hacer aguada sin hallar resistencia en los huídos; queda la perra gente lastimada y en odio antiguo todos encendidos: para tomar venganza de este daño quieren luego intentar esotro engaño.

Paces envía a pedir arrepentido el regidor de aquella falsa tierra, y sin poder de nadie ser sentido, en son de paz el moro le envía guerra, porque el falso piloto ha prometido, cuyo pecho el forjado engaño encierra, para darnos la muerte lo enviaba como en señal que paces procuraba.

Partida de la costa nuestra armada, las ondas de Anfitrite dividía, de las hijas de Néreo acompañada, fïel, alegre y dulce compañía: el diestro capitán, que la tramada tela del falso moro no entendía, del mañoso piloto se informaba de los mares y puertos que pasaba.

Mas el moro, instruído en los engaños que el malévolo Baco le enseñara, de muerte o cautiverio graves daños, antes de ir a la India, le prepara: del indiano puerto ha muchos años que tenía noticia, le declara; creyendo ser verdad lo que decía, de nada el fuerte Gama se temía.

Dícele más, con falso pensamiento con que Sinón engaña a los troyanos, que había cerca una isla cuyo asiento fuera siempre habitado de cristianos: el capitán, que con su sano intento no ve ser dichos locos y livianos, con dádivas muy grandes le rogaba lo guíe donde el moro lo guiaba.

Inclinábase allá la alegre flota; mas la diosa de Pafos celebrada, viendo cómo dejaba su derrota por buscar a la muerte no pensada, no consiente que en tierra tan remota perezca gente de ella tanto amada y con contrarios vientos la desvía de do el piloto falso la metía.

Mas el malvado moro, no pudiendo llevar este propósito adelante, otra maldad y engaño revolviendo en su resolución mala constante, dícele que en las aguas discurriendo lo llevará por fuerza allá delante donde hay una isla cerca cuya gente son cristianos y moros juntamente.

También en esto el moro le mentía cual por aviso y orden lo llevaba, que aquí gente de Cristo no vivía, mas la que el Mahometa celebraba; el capitán, que en todo le creía, las velas vuelve, la isla demandaba: mas no queriendo Venus, no tomaron la isla: en el mar alto se ancoraron. Pues siendo el capitán aquí llegado, extrañamente alegre porque espera poder gozar del pueblo bautizado, como el falso piloto le dijera; de tierra esquifes vienen, y un recado del rey, que ya sabía qué gente era, que Baco muy más antes le avisara en forma de otro moro que tomara.

El recado que traen era de amigos, mas debajo el veneno está encubierto, que eran los pensamientos de enemigos cual lo mostró el engaño descubierto. Tanta tormenta en mar y tanto daño, tantas veces la muerte apercibida, tantas guerras en tierra y tanto engaño, tanta necesidad aborrecida: ¿dónde se acogerá de mal tamaño, dónde estará segura nuestra vida, si contra un gusanillo vil del suelo se indigna, se levanta, se arma el cielo?

Ya en este tiempo el délfico planeta, que en horas el día claro va partiendo, llegaba a la Tartesia, cierta meta, su luz del universo recogiendo: de la casa marítima y secreta la puerta el dios nocturno le está abriendo, cuando las gentes pérfidas llegaron a los que poco había que ancoraron.

Uno, que entre ellos trae encomendado el mortífero engaño, así decía: «Capitán valeroso, que cortado has de Neptuno el reino y larga vía, el rey de aquesta tierra alborotado por tu venida está con alegría, y no desea más que regalarte, verte, y de necesario reformarte.

Al mensajero el capitán responde, las palabras del rey agradeciendo, que porque ya en el mar el Sol se esconde, no entra para adentro obedeciendo: mas luego que la luz muestre por dónde la flota pueda ir salva el mar rompiendo, cumplirá su mandado sin recelo, que a más que esto le obliga amor y celo.

Pregúntale después si hay en la tierra cristianos, como el moro le decía; el mensajero astuto, que no yerra, dice que la más gente en Dios creía: de esta suerte del pecho le destierra la sospecha y la cauta fantasía: por donde el capitán seguramente se fía, siendo fiel, de la infiel gente.

Que le lleven al rey presentes manda porque la voluntad que le mostraba la conserve segura, limpia y blanda aunque bien al contrario en todo estaba : ya la gente del moro va a la banda y la nuestra con ella el mar cortaba: fueron con rostros ledos y fingidos en tierra los dos nuestros recibidos.

Y luego que al rey moro presentaron el recado y presentes que traían, a la ciudad se fueron y notaron mucho menos de aquello que querían, porque los falsos moros se guardaron de mostrarles lo que ellos pretendían, que do está de malicia lleno el seno, recela que la tiene el pecho ajeno.

Mas aquel que la fresca primavera en su rostro conserva, y fué nacido de madres dos; que aqueste engaño urdiera por ver al navegante destruído, en una casa estaba allá defuera con bulto humano y hábito fingido mostrándose cristiano, y fabricaba un altar suntuoso que adoraba.

Aquí los Lusitanos conducidos, donde con este engaño Baco estaba, las rodillas en tierra y los sentidos en Dios ponen que el mundo gobernaba. Olores excelentes producidos en la fértil Pancaya a Dios quemaba el embustero Baco, y aunque artero, el falso dios adora al verdadero.

En esta casa quedan hospedados con honesto y mediocre tratamiento los cristianos, sin ver cómo engañados los tiene el falso y santo fingimiento; mas en siendo los rayos derramados por el mundo de Febo, en un momento se muestra al horizonte refulgente la esposa de Titón con roja frente.

Van de tierra los moros, y recado llevan del rey porque entren, y consigo los dos que el capitán había enviado a quien se mostró el rey sincero amigo; y siendo el fuerte Gama asegurado que recelo no tenga de enemigo, y que gente de Cristo en tierra había, dentro el salado río entrar quería. Por esto con contento señalado recibe el capitán cuantos venían, que el generoso pecho es confiado, y más aquestas muestras le hacían: las naos hinche el pueblo renegado, al bordo los bateles se venían: alegres vienen todos porque entienden que tienen ya la presa que pretenden.

De secreto en la tierra aparejaban armas y municiones para cuando viesen que los navíos ancoraban, que con ellas en ellos fuesen dando, porque con tal traición determinaban atajar el camino al Luso bando y que preso pagase de esta suerte a los que en Mozambique les dió muerte.

Las áncoras andaban levantando con grita de la mar acostumbrada y las velas de proa al viento dando gobiernan a la barra señalada; mas la bella Ericina que guardando aquesta gente andaba sublimada, la celada notando tan secreta, del cielo al mar bajó como saeta.

El caso les contó para movellas y, movidas, con todas se partía a estorbar que la armada no llegase adonde para siempre se acabase. Ya con la grande priesa levantando van en las blancas ondas blanca espuma: Doto la mar a nado va cortando más veloz que en el aire va una pluma; salta Nise, Nerine va volando, descubriendo al nadar su fuerza suma: camino abren las aguas, temerosas de ver ir las nereidas presurosas.

En hombros de un tritón hermoseada va la linda Dione furïosa: no siente el que la lleva si es pesada, de soberbio, con carga tan hermosa: ya llegan donde está a pique la armada de entrarse por la barra peligrosa: repártense y rodean en un instante las más ligeras naos de delante.

Pónese con las otras en derecho la diosa de la proa capitana, y cerrándole el paso, que es estrecho, aunque con viento en popa ésta se llana, al duro palo arrima el blando pecho y atrás la echó con fuerza soberana: otras alrededor la levantaron y fuera de la barra la arrojaron.

Vuelve la nao atrás y al mar se hace a pesar del piloto que, gritando «Amaina velas», rabia y se deshace acá y allá el timón atravesando; el astuto maestre, a quien desplace la vuelta, de un peligro está temblando, que un horrible peñasco está delante y teme en él la nao no se quebrante.

Confusa vocería se levanta entre la chusma que al voltar trabaja: el grito y alarido al moro espanta, y cual si fuera en guerra, así se ataja: no sabe la razón de furia tanta, teme si le aparejan la mortaja, piensa ver sus engaños descubiertos y que serán por ellos todos muertos. Con temor y sospecha se arrojaban a las ligeras barcas que traían; otros el mar en alto levantaban saltando en él y a nado se acogían; de un bordo y otro aquí y allí se echaban con miedo del horrible son que oían, que antes quieren al mar aventurarse que a manos de los nuestros entregarse.

Tales huyen los moros; y el piloto que la flota a peligro tal guiara, temiendo por su engaño el alboroto, al agua se arrojó como una jara; mas porque en el peñasco no sea roto el navío, y la vida pierdan cara, las amarras soltó la capitana, y las demás las sueltan muy de gana.

Viendo el ilustre Gama la extrañeza de moros no pensada, y juntamente el piloto huirle con presteza, el engaño entendió de aquella gente, pues sin ningún contraste ni braveza de vientos, sin haber del mar corriente, la flota ir adelante no podía.

Creyendo ser milagro, así decía:. Begas, pintó Linder, sc. Y de estas blandas muestras conmovido, que movieran de un tigre el pecho duro, con un alegre rostro esclarecido, con que serena el aire más oscuro Canto II, Estr.

Oyóle estas palabras tan piadosas la hermosa Dione, y, conmovida, de las nereidas parte, que llorosas quedaron de tan súbita partida; penetra las estrellas luminosas, y en la tercera esfera recibida, pasa hasta llegar al sexto cielo, y cesa, do está Júpiter, su vuelo. Y como va cansada del camino, tan hermosa en el gesto se mostraba, que estrellas, aire y cielo más vecino con su dulce mirar enamoraba; del asiento de Amor, ciego y menino, espíritus tan vivos inspiraba, que los helados polos encendía y el esférico fuego frío volvía.

Los rubios hilos de oro se esparcían por el cuello más blanco que la nieve, y los rifeos montes se movían al andar, donde amor todo se embebe; de su cintura llamas le salían donde su muerto fuego el amor cebe; por las lisas columnas le trepaban deseos, que cual hiedra se enredaban.

Con delgado cendal las partes cubre de quien es la vergüenza su reparo; mas ni todo lo esconde, ni descubre, el velo de tal bien no nada avaro: despierta los deseos lo que encubre y más lo que descubre el velo raro; ya se sienten del cielo en toda parte los celos en Vulcano, amor en Marte.

Y mostrando en su angélico semblante una risa y tristeza mal mezclada, como dama que ha sido de su amante en amorosas burlas maltratada, que se queja y se ríe en un instante y se muestra entre alegre lastimada, así la diosa, a quien ninguna iguala, con el supremo padre se regala. que está entre manos de unas gentes y pues fuí yo Y de estas blandas muestras conmovido, que movieran de un tigre el pecho duro, con un alegre rostro esclarecido con que serena el aire más obscuro, las lágrimas le limpia y encendido la besa, el cuello abraza liso y puro, de modo que si allí solo se hallara, otro nuevo Cupido se engendrara.

Y con esto acabó, y al consagrado Cileno envía a la tierra porque tenga un pacífico puerto aparejado do la flota sin miedo alguno venga; y para que en Mombaza el engañado del moro, capitán no se detenga, le manda que entre sueños le aparezca y que de allí se vaya, no perezca.

Mercurio por el aire se arrojaba con alas que ocasión le da y ofrece; consigo la fatal vara llevaba, que los cansados ojos adormece; del infierno con ella a luz sacaba las almas, luego el viento le obedece: llevaba su sombrero acostumbrado, y a Melinde de esta arte fué llegado.

Consigo trae la fama, porque diga del Lusitano el precio grande y raro, que el nombre ilustre a un cierto amor obliga y hace al que lo tiene amado y caro: de este arte va ganando gente amiga con rumor famosísimo y preclaro: que Melinde en deseos arde todo de ver la fuerte gente, el gesto, el modo.

A su mitad la noche había llegado y el cielo con la luz del sol ajena la tierra un buen espacio había alumbrado cuando la gente duerme más sin pena. El capitán ilustre, fatigado de largas centinelas dar ordena a los ojos reposo, pues velaba por sus cuartos la gente y reposaba.

Cuando Cileno en sueños le aparece gritando: «Huye, huye, Lusitano; mira que la tardanza mucho empece para el fin que te apresta el cruel tirano; huye, que el viento ya te favorece, el tiempo y mar te dan camino llano y te espera otro rey en mejor parte a do puedes seguro regalarte.

Las aras do Busiris endiablado el huésped con morir sacrificaba tendrás ciertas aquí si mucho esperas: huye con priesa, huye estas riberas. Acabó de la Maya el hijo, y luego el capitán despierta con espanto: ve la negra tiniebla con gran fuego de una súbita luz y rayo santo, y viendo que no es tiempo de sosiego, ni de en tierra tan mala estarse tanto, al maestre despierta, y le mandaba dar las velas al viento que soplaba.

Al tiempo que las áncoras alzaban con la noche los moros escondidos las maromas secreto les cortaban porque den a la costa destruídos: mas no duermen los linces que velaban de recato y recelo apercibidos, y como recordados los sintieron, volando y no remando les huyeron.

Diera una vuelta al mundo el sacro Apolo, a segundar comienza, cuando vieron con soplos amorosos del Eolo dos bajeles venir que al mar huyeron: corren por darles caza, y uno solo tomaron de los dos que persiguieron, que el otro con temor se recelaba y a costa, por salvar la gente, daba.

Mas el que se quedó, no tan mañoso, en las manos cayó del Lusitano sin el rigor de Marte furïoso y sin la furia horrenda de Vulcano, que como fuese débil y medroso de mora gente y flaco pecho humano, no resistió, y si acaso resistiera, más daño resistiendo recibiera.

Y como el fuerte Gama desease guía para la India que buscaba, pensó que en estos moros la hallase, mas no le sucedió como pensaba: que entre ellos no halló quien le enseñase a qué parte del cielo el Indo estaba, mas de un pueblo le dicen no remoto, Melinde, donde habrá cierto piloto.

El capitán, que ve que concordaban con lo que le dijera de este hecho en los sueños Cileno, se partía adonde el sueño y moro le decía. Era en el tiempo alegre, cuando entraba en el Toro la luz clara y febea, cuando uno y otro cuerno le quemaba y Flora derramaba el de Amaltea: la memoria del día renovaba el Sol que el mundo en torno ve y rodea, en que aquel de quien es el mundo efecto puso a cuanto crió sello perfecto.

Cuando llega la flota a aquella parte de do el Melinde reino aparecía, de toldos adornada por tal arte, que bien muestra guardar el santo día, el gallardete vuela y estandarte con la roja color que el ostro cría; suenan los atambores y panderos, y surgen en la barra los guerreros.

Llena estaba la playa melindana de gente que salía a ver la armada, gente más verdadera y más humana de cuantas esta costa está poblada. Entra dentro la flota Lusitana, echan al fondo el áncora pesada, un moro va de aquellos que tomaron a dar noticia al rey como llegaron. Eran ofrecimientos verdaderos y palabras sinceras no dobladas las con que el rey convida a los guerreros que tantas leguas tienen navegadas: envíales con esto cien carneros, cien gallinas domésticas cebadas, las frutas que la tierra entonces cría, con voluntad que el don grande excedía.

Recibe el capitán alegremente el mensajero ledo y su recado, y responde al presente con presente, que para el rey de atrás lo trae guardado: fina escarlata de color ardiente, el ramoso coral fino, preciado, que dentro de las aguas blando crece, y como sale de ellas se endurece.

Va con él un facundo mensajero que con el rey las paces entablase y que de no saltar luego el primero en tierra el capitán le disculpase. Llegado el orador do al verdadero amigo en voluntad se presentase, con gracia que Minerva le influyera al blando rey habló de esta manera:.

Así habló, mas todos juntamente, entre sí de la plática hablando, el pecho alaban mucho de tal gente que tanta tierra y mar va navegando; alaban a su príncipe que, ausente, los está en esta parte gobernando, y tienen por valor grande y subido ser de ellos en ausencia obedecido.

El rey, con un semblante blando y ledo, responde al orador, que mucho estima: «La sospecha quitad, no tengáis miedo, que no será razón que en mí se imprima.

De vuestro pecho y obras yo tal quedo prendado, que los tengo en grande estima, y el que os hizo molesto tratamiento fué porque le faltó conocimiento. Con esto ya en las aguas se escondía el hijo de Latona; el mensajero con la respuesta alegre se partía a la flota, cortando el mar ligero.

Los pechos todos se hinchen de alegría por tener el remedio verdadero para hallar la tierra que buscaban, y con esto la noche festejaban. No les faltan los rayos de artificio, los trémulos planetas imitando; los bombarderos cumplen con su oficio el cielo, tierra y ondas atronando; de Ciclopes se veía el ejercicio en bombas que de fuego van volando, y, con voces algunos que atronaban, instrumentos de guerra en paz tocaban.

Mas ya el ligero cielo revolviendo las gentes incitaba a su trabajo, la madre de Memnón la luz trayendo al prolijo dormir le pone atajo; íbanse ya las sombras deshaciendo, rociándose el monte y valle bajo, cuando el rey de Melinde se embarcaba a ver la flota que en el mar estaba.

Veíanse alrededor hervir las playas de la gente que a verle corre leda; son de púrpura fina las cabayas, campea con color la rica seda: en lugar de guerreras azagayas y de arco que los cuernos arremeda de la Luna, los ramos traen de palma, mostrando que la traen dentro del alma.

Un batel grande y largo, que toldado de seda viene con dos mil colores, al rey trae de Melinde, acompañado de grandes de su reino y de señores: él de ricos vestidos adornado a su costumbre viene con primores; turbante en la cabeza guarnecido de oro, de seda de algodón tejido.

Ya en el batel del capitán entrado el rey, Gama en sus brazos lo tomaba, y con la cortesía y el cuidado que a un rey se le debía le hablaba: Canto II, Estr. Y con un tirasol de rica seda en un palo de lanza bien asido un ministro el calor pesado veda que no ofenda ni queme al rey subido; música trae en la proa, extraña y leda, de son confuso y áspero al oído, de trompetas arcadas que en tañendo hacen un sin concierto y rudo estruendo.

No menos guarnecido el Lusitano en el batel de flota se partía por salir al encuentro melindano con lustrosa y gallarda compañía. Vestido viene Gama al talle hispano, mas la ropa es francesa que traía, de raso de adriática Venecia, de la color que el vulgo tanto precia.

Las mangas de oro vienen botonadas, do reluciendo el sol la vista ciega; las calzas soldadescas recamadas del metal que Fortuna a tantos niega; con puntas de lo mismo delicadas, los golpes del jubón ajusta y llega; la guarnición dorada de la espada, con garzotas la gorra ladeada.

Sonorosas trompetas incitaban los ánimos alegres resonando; los bateles de tierra el mar cuajaban los toldos por las aguas arrojando; las bombardas horrísonas bramaban con las nubes de humo el sol quitando, y al sonar de los truenos encendidos atapaban los moros los oídos.

Ya en el batel del capitán entrado el rey, Gama en sus brazos lo tomaba, y con la cortesía y el cuidado que a rey se le debía le hablaba: con muestras y manera de espantado el moro gesto y modo le notaba, como quien en muy grande estima tiene gente que de tan lejos allí viene.

Con grande voluntad el rey le ofrece cuanto del reino quiera a su contento, y que si el alimento le fallece, tome cual propio suyo el alimento; que bien sabe quién es, lo que merece su gente, su nobleza y cumplimiento; que ya oyera decir que en otra tierra con gente de su ley tuvieron guerra.

lo que por ella haces e hiciste, aquesa voluntad sincera y sana con que de ti tal obra recibimos, te pague el que lo puede, le pedimos. Acabó, y los bateles van remando a la flota que el moro ver desea: una por una van las naos mirando porque todas las note el rey y vea: Vulcano por el aire centelleando a la flota con fuego la rodea; las sonoras trompetas se tañían y añafiles de moros respondían.

En pláticas el moro diferentes se deleitaba, preguntando ahora por las guerras habidas excelentes con la gente que al gran Mahoma adora; ahora le pregunta por las gentes de la Hesperia do vive y donde mora: ahora por los pueblos sus vecinos, ahora por los húmedos caminos.

Decid, pues que, tascando el oro en frenos, los caballos que el carro claveteado traen del Sol se parten del Aurora, y el viento duerme, el mar se encalma ahora. Ahora tú, Calíope, me inclina a contar lo que al rey le cuenta el Gama: inspira inmortal canto y voz divina en el pecho mortal que tanto te ama: así el claro inventor de Medicina, de quien a Orfeo pariste, bella dama, por Dafne, Clicie o Leucatoe no olvide el amor que tu amor demanda y pide.

Pon mi deseo, en efecto, Ninfa mía, como es digna la gente Lusitana: sepa el mundo que Tajo y su agua fría el licor de Aganipe corre y mana: deja el Pindo, que siento ya a porfía bañarme Apolo en agua soberana, o diré que no cumples mi deseo, porque no se obscurezca tu hijo Orfeo.

Con naciones diversas se engrandece, cercadas con las ondas de Oceano, todas de tal nobleza y tal valía que cada cual por ser mejor porfía. El viejo que sus hijos propios come por decreto del cielo ha concedido que ésta sea en el mundo muy gran parte un poderoso reino por esta arte.

Después que en hechos altos y subidos se mostraron en armas singulares, quiso el invicto Alonso tales hechos dejarlos con el premio satisfechos. Deja un hijo en edad no muy crecida en quien deja su esfuerzo y su traslado, que ya al más valeroso se igualaba tal hijo cual del padre se esperaba.

Sin herencia su hijo había dejado diciendo que las tierras y grandeza del señorío todo suya era, pues que en dote su padre se la diera. Si en vuestros propios hijos la venganza de los padres tomáis con culpa fea, mayor culpa a Teresa aquí le alcanza, o incontinencia, o la codicia sea lo que a tan grave yerro os abalanza por una al viejo padre Escila mata, contra el hijo por ambas ésta trata.

De lo que el gran Darío tanto pesa, que mil veces diciendo suspiraba que a su Zopiro sano más preciara que si cien Babilonias sujetara. Juzga cualquier juício sosegado por más temeridad que no osadía acometer un tal ayuntamiento, que para un caballero hubiese ciento.

Aquí pone en su blanco escudo ufano, que ahora esta victoria notifica, cinco escudos azules repartidos, por estos reyes cinco aquí vencidos.

Ya le obedece toda Extremadura, Obidos, Alenquer, y la que viste tú con tus frescas aguas, entre piedras que murmurando lavas, Torres-Vedras.

Mas cual por mayo suele el bravo toro, con celos de la vaca a gran porfía sintiendo gente, el bruto y ciego amante saltear a cualquiera caminante:. De un súbito temor todo asustado, el roto campo al rey seguir procura, y los que esto hicieron solos hallo haber sido sesenta de a caballo.

Sancho, porque mejor se señalase, pasa y hace correr el río bermejo que la ilustre Sevilla va regando, con sangre que va el moro derramando. Mil veces roto el moro, en la venganza de tal rotura pone su esperanza.

El morador de Abila no se excusa, que sus tiendas aquí y sus armas tuvo, y al fin se juntó al son de ronca tuba todo el reino que fué del noble Yuba. Fué de valientes gentes ayudado de la germana armada, que pasaba, con armas fuertes, gente apercibida, a cobrar a Judea ya perdida.

Tú solo, cruel amor, con fuerza cruda que al corazón humano tanto obliga, mataste a la de culpa y mal desnuda como si fuera pérfida enemiga. Canto III, Estr. Llaman, según las leyes que seguían, unos Mahoma y otros Santiago: los gritos hasta el cielo se subían, la sangre de heridos hace un lago, donde otros medio muertos se ahogaban, si del hierro las vidas escapaban.

Echan mano al acero puro y fino los que este hecho bueno ser pregonan: ¡contra una dama, oh pechos carniceros, feroces os mostráis y caballeros! Pues ¿al santo Daniel quién le condena, o quién el tribu ilustre ha destruído de Benjamín?

Disculpado por cierto está Fernando con el que de amor tiene la experiencia y yo, si por tenerme en esto tanto, el resto lo remito al otro canto. Los parientes y amigos son deshechos, que eran de reina y conde compañía, con quien su incontinencia deshonesta era, después de viuda, manifiesta. Con esta voz Castilla levantada porque la hija al padre le sucede, sus fuerzas ajuntó para las guerras de varias regiones, varias tierras.

Era en el seco tiempo que en las eras Ceres el fruto da a los labradores, entra el sol en Astrea por agosto, y Baco en sus lagares coge mosto. Que en los grandes peligros los temores pueden a veces más que el enemigo.

Pues qué cuando se encienden con furores al escalar el muro, entrar postigo, que hacen no sentir perder la vida por salir con la empresa acometida. Tal está el caballero la verdura tiñendo en roja sangre; allí perecen de los suyos no pocos; que el valiente la virtud pierde contra mucha gente.

Cual parida leona, fiera y brava, que los hijos que estaban en el nido sintió que en cuanto el pasto les buscaba el pastor de Marsilia los hurtaba,. Encubren en el pecho el inhumano suceso, de la gente que es perdida; encubren la deshonra, el triste enojo de ver otro triunfar de su despojo.

Mas Nuño, que no busca en otras vías eternizar en todos su memoria, sino por armas siempre soberanas, a las tierras se pasa transtaganas. De Sevilla la bética bandera, y de otros mil señores, al momento le conocen por grande en tal empresa, vencidos de la fuerza Portuguesa.

Pues aun en este reino, y con tal rey, vino a quebrar la fuerza de su ley. Canto IV, Estr. Certifícote, rey, que si contemplo cómo fuí de estas playas apartado, de duda el pecho y de recelo lleno, apenas a mis ojos pongo freno.

Tales sentencias dice el viejo honrado en alta voz, al tiempo que tendimos las velas al sereno y sosegado viento, y del puerto amado nos partimos; y como ya en el mar es muy usado, al desplegar la vela voces dimos diciendo: «¡Buen viaje! Kostka, pintó E. Martín, sc. Comiénzole a mostrar la piel que puso a Colcos su valor, metal supremo, la plata, la caliente especería, y a nada de esto el bruto se movía.

Aquel otero »¿es más fácil subiendo o descendiendo? Al longo de la costa comenzando a cortar ya las aguas de Levante, por ella abajo un poco navegamos, donde segunda vez tierra tomamos. Contempla, oh Rey, qué grande tierra andamos, sin salir nunca de este pueblo rudo, sin hallar rastro o nueva, ni señales, de las buscadas partes orientales.

Grandemente por cierto están probados los que vienen debajo mi bandera en una Portuguesa alta excelencia de firme lealtad y de obediencia. En agua, en tierra, en valles, en oteros, doquiera, cual si fuera nuestra tierra, el túmulo el ilustre cuerpo encierra.

En tono de jácara la Introducción a dos voces. que se cantaron en los maitines del gloriosísimo padre san Pedro Nolasco, fundador de la Sagrada Familia de Redentores del Orden de Nuestra Señora de la Merced, día 31 de enero de años, en que se imprimieron. Ir a las notas. Anterior Siguiente Glosa.

Anterior Siguiente ¿ Cuán grande, Josef, seréis ,. Anterior Siguiente Romance. Anterior Siguiente Escuchen qué cosa y cosa. Anterior Siguiente Del descuido de una culpa,. Anterior Siguiente Soneto.

Anterior Siguiente Firma Pilatos la que juzga ajena. A la muerte del excelentísimo señor duque de Veragua. Anterior Siguiente ¿Ves, caminante? En esta triste pira. Anterior Siguiente Detén el paso, caminante; advierte. Anterior Siguiente ¡Moriste, duque excelso, en fin moriste,.

Anterior Siguiente Villancicos. Anterior Siguiente Primero nocturno. Villancico I. Coplas Al tránsito de María,. Villancico II. Pues la Iglesia, señores,. De par en par se abre el cielo,.

Ianua Coeli, Ora pro nobis. El sol, de sus bellos rayos. Stella matutina, Ora pro nobis. Su hermosura copia el cielo. Speculum iustitiae, Ora pro nobis. Todas las gloriosas almas. Regina Patriarcharum, Ora pro nobis. También a sus pies postradas.

El 11 de julio, el 2. º Grupo Panzer de Guderian captura varias cabezas de puente sobre el Dnieper al sur de Orsha y al norte de Novy Bikhov y desde ahí lanza al día siguiente el salto hacia Smolensko y Krichev desbordando por el norte y por el sur al º Ejército soviético.

Parte de los restos de este ejército que no consiguen replegarse al este se atrincheran en Mahiliou , retrasando el avance del 2. º Grupo Panzer dos semanas en su avance hacia Roslavl.

El 27 de julio se convoca una reunión de comandantes del Grupo de Ejércitos Centro en Nowy Borissow. Guderian acude con la esperanza de que le ordenen seguir avanzando hacia Moscú, o, por lo menos, hacia Briansk. Pero recibe un memorándum de von Brauchitsch, donde se le indica que debe marchar hacia la destrucción del 5.

º Ejército soviético en Gómel. Guderian, quien es ascendido en esa misma reunión a comandante de Ejército, se muestra contrariado por el encargo de acabar con una bolsa enemiga situada a su retaguardia, una tarea, según su opinión, más propia de la infantería.

Pero las órdenes de von Brauchitsch emanan de las indicaciones de Hitler plasmadas en la Directriz N. º Ejército, contra quien sentía antipatía, y queda bajo las órdenes directas de Bock. º 34 en la que se ordenaría al Grupo de Ejércitos Centro pasar a la defensiva. La 29 División Motorizada captura Smolensko el día El historiador Robert J.

Kershaw afirma en su libro Tank Men : «Hacia el 17 de julio las pinzas de vanguardia se cerraron de nuevo sobre Smolensk, esta vez atrapando en una bolsa a tres ejércitos soviéticos.

No había disponibles más unidades móviles alemanas, de tamaño apreciable, con las que continuar el avance hacia el este mientras las divisiones de infantería siguieran tan rezagadas. Douglas Orgill, a su vez, señala en su libro Las fuerzas acorazadas alemanas que Hitler y su estado mayor confiaron demasiado en en un material de guerra alemán escaso, a veces mediocre, tanto en vehículos como aviación, y una excesiva confianza en las capacidades de la Wehrmacht.

No prestaron demasiada atención en aspectos esenciales como la logística o el refuerzo de las divisiones panzer que iban perdiendo carros a medida que avanzaban. El 21 de julio la Luftwaffe lanza el primer bombardeo sobre Moscú. La fuerza se compone de bombarderos y su escolta. Sin embargo, ante la gran concentración de fuego antiaéreo, no consiguen sobrevolar el centro de la ciudad.

El Grupo de Ejércitos Sur. A las , las baterías y morteros alemanes abren fuego a lo largo de la frontera. A la vez, tropas alemanas de los regimientos de la 57 I. atraviesan el río Bug mediante pequeños botes de goma. El I Grupo Panzer es la punta de lanza compuesta por tres grupos motorizados y uno de infantería.

El 2 de julio, alemanes y rumanos avanzan desde Besarabia actual Moldavia hacia Odesa , mientras que las unidades blindadas de Kleist se aproximan a Zhitómir y a Berdýchiv.

El 10 de julio, las fuerzas de von Rundstedt están a solo 15 kilómetros de Kiev. Los soviéticos contraatacaron desde Kórosten , siendo rechazados. En Uman , a 50 kilómetros al sur de Kiev, alemanes y húngaros cercan al 6.

º Ejércitos soviéticos, quienes resisten hasta el 8 de agosto. El 8 de julio, Halder presenta un informe muy optimista: afirma que de las divisiones soviéticas conocidas habían sido aniquiladas 89 y que, de las restantes, 18 estaban desplegadas en frentes secundarios, de otras 11 no tenían noticias y que solo 46 estaban en condiciones de combatir.

El resultado fue la directriz N. º 33 del OKW, dictada el 19 de julio, donde se especificaba que una vez terminadas las acciones sobre Smolensko, el 2.

º Grupo Panzer de Guderian y la infantería del 2. º Ejército avanzarían hacia el sudeste para acabar con el También ordena al Grupo de Ejércitos Sur cruzar el Don para adueñarse de la región industrial de Járkov y luego avanzar en dirección al Cáucaso.

El 23 de julio tiene lugar una conferencia entre Hitler, Brauchitsch y Halder. Este último informa que el ejército soviético dispone todavía de al menos 98 divisiones, 13 de ellas acorazadas.

Es casi el doble del anterior informe, dos semanas atrás. No era posible tomar rápido Moscú solo con infantería, y los 2 y 3 Grupos Panzer solo estarían de nuevo disponibles a principio de septiembre. Con su captura, según el OKH, la Unión Soviética quedaría partida en dos. Hitler contestaba a estas sugerencias que ninguno de sus generales comprendían bien la economía en tiempos de guerra y que Moscú era un objetivo secundario.

En el mar Negro los soviéticos pierden el destructor Moscú durante el bombardeo de Constanza el 26 de junio. Los destructores Járkov y Moscú , de la clase Leningrado , protegidos por el crucero Voroshilov y los destructores Soobrazitelny y Smyshleny realizan disparos a 19 y 20 kilómetros de distancia contra los depósitos de combustible del puerto sin llegar a causar daños en su objetivo principal.

Cuentan con la ventaja de distinguir con claridad a los barcos soviéticos gracias a las luces del alba. Son alcanzados tanto el Moscú como el Járkov , que inician la retirada perseguidos por lanchas torpederas rumanas, la Viforul y la Vijelia.

A las h de la mañana, el Moscú se adentra en un campo de minas defensivo rumano colisionando contra una de ellas. Tras la explosión, se parte por la mitad y se hunde con de sus tripulantes. Algunos pueblos como los ucranianos o los lituanos reciben a los alemanes como fuerzas de liberación.

Pero Hitler, basado en su doctrina racista de la supremacía aria desprecia el apoyo de los pueblos eslavos por considerarlo innecesario. En cuanto a los rusos o ucranianos, la ideología nazi los consideraba Untermenschen o «subhumanos», destinados a la explotación y al lento exterminio por hambre, ordenando el Führer que la población eslava recibiera un tratamiento especialmente cruel y brutal, al extremo de disponer mediante órdenes escritas que no habría castigo para los soldados de la Wehrmacht que cometieran crímenes contra civiles, por salvajes o atroces que éstos fueran véase Decreto Barbarroja.

Además, en cuanto empezó el ataque alemán actuaron las unidades especiales de las SS de Himmler , dedicadas a la persecución y asesinato de judíos en el territorio soviético ocupado. Stalin , en contraste, abandona la imagen intimidatoria que se había forjado durante la Gran Purga y apela directamente a los ciudadanos soviéticos llamándolos «hermanos y hermanas» en sus discursos radiados, para lograr mediante la propaganda una adhesión firme de las masas al régimen.

Los pueblos conquistados, asqueados por la brutalidad alemana, fueron inspirados por la propaganda soviética que invocaba al nacionalismo panruso en oposición a la amenaza germana dejando de lado adhesión ideológica al régimen.

Tanto alemanes como rusos tratan con brutalidad a sus prisioneros, dejándolos morir de hambre —registrándose incluso casos de canibalismo— o directamente fusilándolos. La luego denominada por los soviéticos Gran Guerra Patria empezó a mostrar ribetes dantescos nunca antes vistos de ferocidad, impiedad e inmisericorde para con el enemigo, justificados desde el punto de vista propagandístico sobre la base de que los propios soldados soviéticos habían podido ver el tipo de brutalidades que cometieron los soldados nazis con los civiles soviéticos incluyendo a sus familias.

Experiencia del teniente de la Wehrmacht, Heinz R. en su paso por Ucrania con el El frente, que inicialmente arrancó con una longitud de km de anchura se expandió hasta los km a medida que se iba aproximando a Moscú, un objetivo localizado a km de profundidad.

Los carros de combate alemanes no eran suficientes para la misión que se les había encomendado en la Instrucción n. º 21 de Hitler. Los soldados de la Wehrmacht comienzan a lamentarse en sus cartas mandadas a casa.

A menudo se puede leer en los correos que «son preferibles tres campañas en Francia que una sola en Rusia». En las zonas ocupadas de la Unión Soviética se está produciendo un aumento de la actividad partisana. Ya hay aproximadamente varios miles organizados en pequeños grupos en las zonas pantanosas de Pripet, en la retaguardia del 6.

A lo largo de los siguientes meses su organización irá en aumento. Moscú enviará oficiales especialmente instruidos y mandará a su vez suministros por vía aérea. Al final de la guerra llegará a contar con aeródromos, talleres, depósitos de suministros, etc.

Cuando los partisanos atacan a una columna alemana, normalmente lo hacen lejos de las aldeas. En agosto Hitler cae enfermo por primera vez en varios años. Su asistente, Ligne, lo encuentra con fiebre alta en su cama del búnker número 13 de la « Guarida del Lobo ». A causa de esta enfermedad, cuyos síntomas se asemejan a la disentería , el Führer no puede asistir a una reunión programada con Keitel y Jodl para ese mismo día.

Tardará 24 horas en volver a encontrarse con el Estado Mayor. Durante esas horas, los generales alemanes tratan de actuar con celeridad y despachar órdenes al frente siguiendo criterios propios y no de Hitler. Cuando vuelven a encontrarse, y al descubrir que han actuado sin seguir sus indicaciones, se desata el siguiente conflicto entre él y el Estado Mayor relacionado con la prioridad de Moscú.

Hitler no lo consideraba prioritario, pero sus generales, sí. El Grupo de Ejércitos Norte de von Leeb mantiene su avance hacia Leningrado. El 12 de agosto, en Stáraya Rusa , al sur del lago Ilmen , el º Ejército soviético lanzan un segundo contraataque contra el flanco derecho del avance alemán.

Son rechazados, aunque las tropas alemanas sufren pérdidas importantes y comienzan a dar muestras de cansancio.

Tras rechazar el contraataque, los carros del General Erich Hoepner entran en Novgorod el martes Ese mismo día, las tropas que avanzan por el Báltico toman Narva. El día 20 es ocupada Gátchina , a 50 kilómetros de Leningrado. Los soviéticos se retiran a Leningrado dejando atrás a 20 prisioneros.

Los alemanes toman el 30 de agosto el importante nudo ferroviario de Mga , cortando así la línea del ferrocarril Moscú-Leningrado. Los soviéticos evacúan el resto de sus fuerzas de Carelia y se repliegan a Leningrado.

El mariscal finlandés Gustaf Emil Mannerheim tiene como objetivo recuperar los territorios perdidos en , sin avanzar más en territorio soviético. El 31 de julio toman Tallin , la capital de Estonia. La base naval soviética de la ciudad había sido evacuada previamente por el almirante de la Flota del Báltico Vladímir Tríbuts , perdiendo durante la evacuación, cinco destructores y tres patrulleros a causa de las minas y los ataques de la Luftwaffe.

En el frente noruego, el 2 de agosto los alemanes deciden volver a atacar el río Litsa. El 19 de agosto, los británicos despachan una segunda fuerza naval al Ártico: los cruceros Aurora y Nigeria , más los destructores Icarus , Antelope y Anthony y un buque de pasajeros, el Empress of Canada , bajo las órdenes del contralmirante Philip L.

Tenía como misión evacuar los habitantes soviéticos y noruegos de la isla de Spitsbergen , la mayor del archipiélago de Svalbard , y destruir las instalaciones mineras de carbón de Barentsburg. El Grupo de Ejércitos Centro mantiene la presión sobre la bolsa de Smolensk, que resiste hasta el 25 de agosto, sumando un total de 40 días.

El retraso será de vital importancia para los soviéticos en la preparación de las defensas de Moscú. En su avance hacia Kiev, Guderian se enfrenta a diversos contratiempos. El primero de ellos, el 1 de agosto, es el º Ejército soviético defendiendo Roslavl.

Tres días después la ciudad cae dejando 38 prisioneros. El segundo es el º Ejército apostado en los alrededores de Gómel. El 4 de agosto Hitler llega a Nowy Borissow para comprobar en persona la situación del frente.

Tiene lugar la primera conferencia desde el inicio de la invasión donde están presentes Hitler, Schmundt, el mariscal de campo von Bock, el representante del OKH, coronel Heusinger, Hoth y Guderian. Se entrevista luego por separado con Heusinger, representante de Halder, Bock, Guderian y Hoth.

Bock le indica que está dispuesto a comenzar inmediatamente pero no sus comandantes de carro, Guderian y Hoth, quienes demandan unos días para estar listos. Guderian recomienda el 15 de agosto para el inicio del ataque a Moscú, y le pide por su parte motores para carros y nuevos carros.

Hitler no le concede nuevos carros, que prefiere reservarlos en Alemania para la formación de nuevas unidades, pero cede a regañadientes motores, cifra que Guderian considera insuficiente. El 18 de agosto, von Brauchitsch trata de convencer a Hitler de retomar de inmediato la ofensiva contra Moscú señalando que el invierno comienza en esa latitud cinco semanas antes que en Ucrania, es decir, a mediados de octubre, y que la concentración de tropas que hay en ese momento frente a la capital permitiría su captura.

Es una decisión crucial. Se abandona la idea de tomar Leningrado y Moscú para dedicar todos los esfuerzos en Ucrania y el 5.

El 23 de agosto se celebra una conferencia en el Cuartel General del Grupo de Ejércitos Centro donde Halder realiza un bosquejo de los detalles de la orden. Hitler no se había decidido finalmente ni por Leningrado, ni por Moscú, sino por Ucrania y Crimea.

Halder expone el riesgo que supone alargar la campaña hasta el invierno de no capturar pronto Moscú. Tras una larga discusión, deciden que Halder y Guderian volarían al Cuartel General de Hitler para tratar de convencerle de que prosigan con la ofensiva contra Moscú.

Salieron esa misma tarde y aterrizaron en Lötzen al anochecer. Tras la exposición, Hitler le pregunta: « ¿Considera usted a sus tropas, después del rendimiento que han dado hasta ahora, capaces de mayores fatigas? Según su opinión, avanzar hacia el sur supondría una pérdida de tiempo y un desgaste del material y hombres y añade que sus fuerzas estaban listas para asaltar Moscú.

La captura de la capital privaría a los soviéticos de un punto central de comunicaciones y tendría un efecto negativo sobre la moral del enemigo.

Hitler no cede. También acusa a los generales alemanes de no entender economía en tiempos de guerra. Argumenta que el ejército alemán debe hacerse con el control de la zona industrial meridional, desde Kiev a Járkov.

Guderian, ante la determinación del Führer y el silencio del resto de los presentes, y con la incómoda posición de ser el único subordinado de la reunión que está contradiciendo a un superior, acepta finalmente y con resignación la idea de asaltar Kiev antes que Moscú.

Al amanecer del día siguiente Guderian se encuentra con Halder y le comunica la decisión final. Russell Stolfi, en su libro Hitler's Panzers East: World War II Reinterpreted , opina que si Hitler hubiese ordenado que las fuerzas del Grupo de Ejércitos Centro asaltasen Moscú en agosto en vez de ordenar que se detuvieran, el Tercer Reich podría haber ganado la guerra contra la Unión Soviética al cortar las comunicaciones por ferrocarril cuyo centro neurálgico era la capital soviética.

El 18 de agosto, el general Zhúkov observa una menor actividad en las tropas alemanas frente a Moscú y comienza a sospechar que los alemanes se están agrupando para marchar al sur. El 24 de agosto las fuerzas del er Ejército soviético realizan un contraataque desesperado, siendo aniquiladas contra las defensas alemanas.

El Grupo de Ejércitos Sur consigue acabar con las fuerzas soviéticas, el 6. Dominar esta bolsa tiene como coste cuatro semanas de combates y un gran desgaste de soldados y material además de numerosas bajas. Durante los primeros diez días de agosto, los alemanes se reagrupan frente a Kiev a la vez que esperan los carros de Guderian, que sin embargo están atascados frente a Gómel.

El 21 de agosto, von Rundstedt decide lanzar el asalto, iniciando los combates que durarían nueve días. Alrededor de Cheliábinsk surgirá el complejo llamado Tankograd , la Ciudad del Tanque. El 12 de agosto llegan los refuerzos italianos. Septiembre trae diversos imprevistos para las fuerzas de invasión, como el alargamiento de las rutas de suministros y la bajada de las temperaturas.

El desgaste del material y creciente cansancio de las tropas es generalizado debido a que han luchado de manera ininterrumpida desde hace 9 semanas. El Grupo de Ejércitos Norte tiene a la vista Leningrado. Los bombardeos aéreos comienzan el 1 de septiembre, y el 4 lo hace la artillería de largo alcance a la vez que las unidades blindadas llegan a sus arrabales.

Hitler decide aplazar el asalto a gran escala por miedo a sufrir muchas bajas por combates callejeros y opta por dejar morir de hambre a la población de la ciudad. Los siguientes ataques serán a una escala menor con el objetivo de tantear las defensas y buscar puntos débiles.

El 8 de septiembre, los alemanes capturan Shlisselburg , consiguiendo de esa manera cerrar el cerco. Comienza el asedio a la ciudad que durará días, hasta el 27 de enero de Stalin decide mandar a Zhúkov para que tome el control y organizar la defensa, quien vuela de Moscú a Leningrado el 10 de septiembre, junto con un pequeño número de ayudantes.

El 11 los alemanes capturan Dudernof, una elevación a doce kilómetros del centro de la ciudad. Sin embargo, continúan los bombardeos a la ciudad.

Las fuerzas españolas sienten decepción cuando marchan hacia el frente no en columnas motorizadas, sino a pie y cargando sus equipos en lentos carros de tracción animal. En el Báltico, la Kriegsmarine pone a Otto Ciliax con el objetivo de hacer frente a la flota soviética. Dispone del acorazado Tirpitz , el crucero pesado Scheer , los cruceros ligeros Köln , Nürnberg , Emden , y Leipzig , además de tres destructores y cuatro torpederos.

Tras la captura de las islas estonias Muhu , Saaremaa , e Hiiumaa , la flota soviética queda cercada en el golfo de Finlandia y se repliega a Leningrado para defender la ciudad. En el frente noruego, el 8 de septiembre, Dietl informa a Jodl que puede capturar Múrmansk pero no Kandalakcha antes de la llegada del invierno, y que sería imposible abastecer a las tropas si se quedan en Múrmansk.

El 15 de septiembre Hitler da por imposible la captura de Múrmansk. El Grupo de Ejércitos Centro pierde Yelnia , que es recuperada por las fuerzas soviéticas. Zhúkov consigue eliminar el saliente alemán a costa de muchas bajas soviéticas aunque también causa muchas bajas al enemigo.

Guderian está tan falto de tropas que incluso comienza a usar en ocasiones para el combate a la misma guardia de su comandancia.

El 5 de septiembre se ordena la retirada al 4. º Ejército, simplificando la línea defensiva alemana. º de Guderian, el 3. º de Hoth, y el 4. º de Hoeppner. Bock dispone de 78 divisiones, de las que 14 son panzer, 8 motorizadas y 46 de infantería agrupadas en tres Grupos Panzer y tres ejércitos.

Frente a las fuerzas alemanas hay tres frentes soviéticos: el Oeste con seis ejércitos; el de Briansk con tres y un grupo operativo, y el de reserva, con seis ejércitos. Cada ejército soviético está en desventaja en potencia de fuego y número de tropas frente a los ejércitos alemanes.

El 30 de septiembre, dos días antes de comenzar la Operación Tifón, el 2. º Grupo Panzer de Guderian se lanza al noroeste en dirección a Orel con la intención de irrumpir en la retaguardia de las tropas de Yeremenko. Las fuerzas soviéticas que defendía Orel son pilladas por sorpresa y la ciudad es capturada con facilidad por los panzer de Guderian.

El Grupo de Ejércitos Sur ataca en oleadas y con dureza Kiev. El 15 de septiembre, los carros de Guderian se reúnen con los carros de Kleist en Lojvitsa. En paralelo capturan Poltava y Járkov al otro lado del río Dniéper. Kirponos decide permanecer en Kiev para defenderla, pero Timoshenko y Kruschev la abandonan pese a las órdenes de Stalin.

El 17 de septiembre, la Stavka ordena la evacuación de Kiev, pero es tarde. El 26 los alemanes apresan Kiev. La Unión Soviética pierde soldados, de los cuales son muertos o heridos.

Pierden también carros y cañones. Los carros de von Kleist cruzan el Dniéper, enfrentándose al problema creciente del barro. Myrhorod es capturado a mediados de septiembre, y Krasnohrad una semana después. El 21 la Wehrmacht comienza a adentrarse en la península de Crimea.

El día 27 ya controlan el acceso a la península. Para estas fechas, la Luftwaffe ha perdido aparatos de los con los que comenzó la campaña. La mayoría de los derribos han sido sobre territorio soviético, por lo que los pilotos morían o eran hechos prisioneros. Ernst Udet , inspector general de la Luftwaffe se suicida tras discutir con Hermann Göring por los fracasos aparentes de la aviación alemana.

A finales de , los alemanes sólo dispondrán de aparatos operativos en el Frente del Este. A final del mes, el 4. º Ejército rumano inicia el asalto a Odesa, que sin embargo resiste.

El Grupo de Ejércitos Norte , se mantiene el sitio de Leningrado , aunque sin plantear ningún asalto ni ofensiva importante, puesto que la mayor parte de las fuerzas blindadas y de la Luftwaffe están comprometidas en el avance hacia Moscú.

Por lo que las tropas alemanas mantienen una postura defensiva a la espera de que el hambre y las bajas temperaturas hagan mella en la capacidad de resistencia de la ciudad sitada, las acciones bélicas se limitan al bombardero de objetivos tanto civiles como militares.

El 11 de octubre llega a Arcángel el segundo convoy ártico aliado con suministros para la Unión Soviética. El historiador español Santiago Mata afirma en su libro Kriegsmarine que los convoyes aliados a la Unión Soviética, de gran importancia para su esfuerzo bélico, fueron en parte posibles gracias a que los alemanes no llegaron a capturar Múrmansk.

En el Grupo de Ejércitos Centro , el 1 de octubre, en Smolensk, se reúnen los jefes militares para ultimar los preparativos de la Operación Tifón , que comenzaría al día siguiente. El ataque arranca desde Smolensk hacia Kalinin , al noroeste de Moscú, y por la autopista en dirección al mismo Moscú.

Al sur, los carros de Guderian marchan hacia Briansk y Oriol. Ambas ciudades fueron tomadas en 48 horas. El éxito inicial es importante. En solo cinco días, los alemanes rompen las defensas soviéticas. El 6 de octubre, la 4. ª División Panzer lanza un ataque de infantería apoyada por carros barriendo las unidades soviéticas de infantería motorizada forzando su retirada más allá del río Oká.

El coronel Katukov envía a Lavrinenko , quien destacará durante la guerra por su pericia emboscando a los alemanes, para tapar la brecha que amenaza a Mtsensk con cuatro tanques frenando temporalmente el avance alemán y destruyendo 15 carros enemigos.

Lavrinenko será ascendido a teniente por esta acción. En Viazma consiguen cercar el 7 de octubre a los ejércitos º, º, sumando un total de hombres. En Briansk, a su vez, consiguen cercar al 3. El material rodante alemán queda atascado: tanques, camiones, armones de artillería, cocinas de campaña Para el 16 de octubre, desde el Grupo de Ejércitos Centro se informa que solo les quedan tanques operacionales.

El 10 de octubre, Walter von Reichenau , comandante del 6. Stalin hace venir desde Leningrado a Zhúkov para encargarle la defensa de Moscú mientras que las divisiones siberianas todavía vienen de camino y a marchas forzadas para reforzar la defensa de la capital.

Se trata de fuerzas experimentadas por los combates contra los japoneses de y acostumbradas al rigor del clima en Siberia. Sin embargo, el avance alemán provocó que gran parte de la población civil moscovita tratase de escapar al este, generando un gran caos en las carreteras.

Las autoridades se ven obligadas a instaurar un férreo control policial, ejecutando incluso sin juicio a los saqueadores que son sorprendidos robando. El día 12 los alemanes capturan Kaluga , y el 13 Kalinin. Ambas ciudades están a menos de kilómetros de Moscú.

Las fuerzas germanas están tratando de cercar la ciudad mediante una gran pinza. De manera simultánea, otros obreros de la capital reciben entrenamiento militar en sus horas libres.

El 15 se reagrupan y tratan de seguir avanzando hacia Moscú aunque se encuentran con un adversario inesperado; las fuerzas siberianas finalmente han llegado al frente de la capital y están siendo desplegadas frente a las columnas alemanas.

El 15 cesa la resistencia en la bolsa de Viazma , y el 25 ocurre lo mismo con la bolsa de Briansk. Aunque son victorias tácticas alemana, han retrasado el avance lo suficiente como para permitir el despliegue de las unidades siberianas.

El mal estado de las carreteras provoca que los carros alemanes solo puedan avanzar 3 kilómetros por hora.

Zhúkov afirma que el momento más crítico se vivió a partir del día 18 de octubre tras el cierre de las bolsas de Viazma y Briansk y con los accesos a la capital desguarnecidos. La batalla por la capital por el mariscal G. Con el fin de frenar la retirada generalizada en el frente, Stalin adoptó una posición de firmeza con sus generales y oficiales.

Por ejemplo, el comisario Stepánov telefoneó a la Stavka para solicitar trasladar los cuarteles generales al este de Perjushkovo. Stalin permanece en Moscú, pero ordena el traslado del gobierno a Kúibyshev , a kilómetros al este.

El día 19 es declarado el estado de sitio, y tras los días de caos el gobierno consigue restablecer el orden. El día 18 las unidades alemanas toman Mozhaisk , en la autopista de Smolensk a Moscú, a solo kilómetros de la capital.

El sábado 25 cae la primera gran nevada del otoño. Los soldados alemanes comienzan a sufrir el intenso frío, ya que carecen de ropa de invierno adecuada. º Ejército soviético Iván Boldin , el avance queda paralizado.

Ese mismo día, al norte, los alemanes capturan Volokolamsk , pero es evidente que el impulso de la Wehrmacht pierde fuerza. El Grupo de Ejércitos Sur será el que consiga mayores avances en el mes de octubre. Los carros de von Manstein se despliegan en la península de Crimea de camino a Sebastopol.

A finales de mes la ciudad está ya prácticamente cercada, siendo posible su abastecimiento solo por mar o por aire. Simultáneamente, los alemanes avanzan por la costa del mar del Azov hacia Melitópol.

Más al norte, el avance alemán tiene como objetivo Járkov. Los italianos capturan Stalino , amenazando la industria de la cuenca del Donets.

El 10 de octubre se rinden en Mariúpol los 9. º Ejércitos, dejando prisioneros. El día 16 las tropas soviéticas evacuaron el puerto de Odesa.

La invasión de las península de Crimea por parte de las tropas nazis, al mando del general Erich von Manstein , hacía insostenible la defensa de Odesa, con lo que el Alto Mando soviético ordenó la retirada al puerto de Sebastopol , retirada que se hizo de forma ordenada y con pocas bajas.

Durante el asalto a Taganrog , a orillas del mar del Azov , soldados alemanes llegan a tiempo para observar en la distancia la destrucción sistemática que los soviéticos llevaban a cabo de las ciudades que debían abandonar ante el avance alemán. Edificios públicos y factorías fueron demolidos a la vista del enemigo mediante voladuras siguiendo la táctica de «tierra quemada».

Los barcos que estaban en el puerto también fueron hundidos, algunos incluso antes de que sus últimos ocupantes pudiesen escapar. Más allá de la ciudad, en el horizonte, era posible ver las cimas nevadas del Cáucaso. Vientos helados barrían el mar anunciando la proximidad del invierno. En dicha reunión se informa de la necesidad de capturar los pozos petrolíferos de Bakú para poder continuar la guerra y la importancia de capturar Rostov como paso previo.

Las victorias alemanas a lo largo del mes de octubre son notables, pero están muy cerca de su límite. Esta realidad quedará patente en el asalto a Moscú a lo largo del mes de noviembre. Experiencia de Walter N. del A mediados de mes se emite la orden HM con instrucciones de pintar de blanco todos los vehículos desplegados en Noruega, Finlandia y la Unión Soviética.

Muchas unidades, al no disponer de pintura blanca, se vieron obligadas a envolver sus carros son sábanas blancas, pintarlos con tiza o cal, etc. En algunos casos y ante la falta total de medios usaron papel de periódico.

El Grupo de Ejércitos Norte sufre constantes oleadas de asaltos soviéticos en el frente del río Vóljov. Las tropas alemanas no cede terreno, pero a un precio muy alto.

º Ejército soviético del general Iván Fediúninski. En Leningrado, el hambre causa estragos. Se contabilizan cientos de muertos al día por la desnutrición.

El día 26 los alemanes redoblan los bombardeos a la ciudad y los muertos pasan a ser miles al día. Sin embargo, la superficie helada del lago Ládoga permite abrir una precaria ruta de suministros hacia Leningrado y evacuar civiles en sentido contrario.

Mantener esta ruta abierta será a costa de muchas bajas y pérdida de material. El Grupo de Ejércitos Centro queda paralizado desde el 1 de noviembre a causa del barro. Hitler recibe diversos informes preocupantes para la Wehrmacht.

Han sufrido muchas bajas tratando de someter las bolsas de Viazma y Briansk. Al Ejército alemán solo le quedaban dos opciones, o se replegaban a posiciones de invierno, o trataban de asaltar Moscú mediante un último esfuerzo.

Ambas eran opciones llenas de riesgos, como declararía von Manstein. El fantasma de la derrota napoleónica comenzó a flotar entre los jefes alemanes.

El Ejército Rojo desfiló ese día en la Plaza Roja como todos los años con Stalin en la tribuna. Tras el desfile, las tropas marchan directamente al frente.

El día 12 se alcanzan los 22 grados bajo cero. Con el barro endurecido, los carros alemanes se lanzan de nuevo hacia Moscú.

El ataque tiene tres puntas: al norte avanzan los carros de Hoeppner, partiendo de Kailin. Los carros de Guderian avanzan desde el sur hacia Tula. Von Kluge, en sustitución de von Bock, avanza por el centro.

By Jugore

Related Post

3 thoughts on “Victorias Veloces Triunfantes”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *